3.9.11

Las películas de los Simpson: La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954)

Esta semana os recomendamos una de las mejores películas de Alfred Hitchcock, La ventana indiscreta, un clásico de la intriga en que el espectador se ve superado por los hechos junto con el protagonista, cuando lo único que puede vivir son las vidas de sus vecinos a través de la ventana ya que un accidente lo tiene retenido en una silla de ruedas.
En un caluroso verano neoyorquino, el fotógrafo L.B. Jeffries, apodado Jeff, cumple su sexta semana de recuperación después de un accidente durante su trabajo que le rompió la pierna, su aburrimiento llega a tal extremo que se dedica a observar a sus vecinos e imaginar lo que ocurre en sus vidas más allá de las ventanas, abiertas de par en par por las altas temperaturas. Este voyeurismo, hasta cierto punto inocente, se convierte en algo más excéntrico y paranoico cuando Jeff sospecha que su vecino de enfrente a matado a su mujer, todo son pistas a favor de su teoría, la mujer desaparece, el marido realiza extraños viajes nocturnos, esconde unos cuchillos, se deshace de un gran baúl, pero ninguna de ellas son pruebas fiables de sus descabelladas ideas. Su amigo e inspector de la policía, el detective Doyle, no lo cree, tan solo su prometida, con la que tiene un eterno debate sobre el matrimonio, Lisa, y la enfermera del seguro, Stella, piensan igual que él e incluso se atreven a ayudarle para conseguir alguna prueba de su teoría.
James Stewart es Jeff, un hombre superado por la situación debido a su discapacidad temporal, la gran talla del actor facilita que el papel sea tan bien llevado a cabo. Stewart fue uno de los actores fetiche de Hitchcock, con el que colaboró en La soga (1948) y en Entre los muertos (1958).
A su lado la gran actriz Grace Kelly, la primera que cumplió el sueño de convertirse en princesa, demuestra el porque de su gran número de papeles hasta que se retiró, en 1956, interpretando a Lisa, la joven y hermosa prometida de Jeff, que a pesar de ver algo moralmente incorrecto en observar por la ventana a sus vecinos, acaba por comprenderlo y llegarlo a creer. Su otra ayudante durante esta peculiar investigación es Thelma Ritter, una de las grandes actrices de reparto del cine.
Como siempre Alfred Hitchcock consigue hacernos creer lo que el quiere que creamos, al principio vemos que Jeff tiene razón, luego no, otra vez, si, y así continuamente, hasta que en un excelente giro de guión nos sorprende a todos con un desenlace sorprendente a la par que clásico en el cine de Hitchcock.
Una obra maestra del cine, que con un escenario limitado pero con un gran guión, consigue convencer a todo el público hasta los más escépticos con el maestro del cine británico.

Valoración: 6/5