22.9.11

L'immortel, la mafia marsellesa por la puerta grande

Cuando alguien habla de mafia, como ya hemos podido comprobar en esta web, siempre nos viene a la mente la mafia siciliana de Nueva York, pero los especialistas y amantes de este género saben de sobras que existen mucho más entornos mafiosos, y el equivalente francés de Nueva York o Chicago es Marsella.
Charly Matteï es uno de los líderes de la mafia de la ciudad de la Costa Azul, pero desde hace tres años tan solo se dedica a su familia, a estar con ellos, a cuidarlos, porque Matteï es un mafioso retirado. Pero como bien le aconsejo un gran mafioso durante una estancia en la prisión, cuando un hombre se relaja, pierde, y así ha sido. Mientras estacionaba su coche en un parking subterráneo, lo acribillan, lo cosen a balazos, lo dejan como un colador, etcétera, etcétera. Pero Charly no se rinde así como así, ya que a pesar de haber recibido 22 balazos, ha sobrevivido, sabe de sobras quien puede haberle hecho esto, pero no empezará una guerra por algo que sabía de antemano que pasaría. Pero cuando uno de sus amigos y fieles colaboradores, es asesinado de forma cruel, amenazando a toda su familia y a sus amigos, no duda en empezar una vendetta personal contra los que mataron a su amigo e intentaron matarlo, ya que, parafraseando un conocido western, cometieron dos errores, matar a un amigo y dejarlo a él con vida.
Richard Berry, conocido actor y director galo, se atreve a llevar a la pantalla la adaptación de la novela de Franz-Olivier Giesbert, y lo hace con gran acierto, creando una acción y unas tomas excelentes para este tipo de filmes. Cuando alguien habla del cine de acción francés la primera cara que nos aparece en la cabeza es la de Jean Reno, experto en este género tanto dentro como fuera de Francia, valiéndole el rango de uno de los tipos duros del cine, y en esta ocasión no decepciona, incluso encandila la nueva visión del clásico personaje que se mueve por venganza, ya que a pesar de la frialdad, se nota que es humano. El enemigo de Reno es una elección arriesgada hasta que ves el trabajo realizado, Kad Merad, quien nos tiene acostumbrado a las cintas cómicas, se pone el papel de Tony Zacchia como si fuera un guante, y resulta extraño ya que tras verlo en Bienvenidos al Norte o L'italien, no te los imaginas haciendo de un cruel y despiadado mafioso marsellés, pero lo consigue y con tanto acierto que hace cambiar las ideas preconcebidas que se tenían de él, demostrando que los actores cómicos son tan buenos actores que después de conseguir hacer reír pueden hacer cualquier cosa.
A veces las buenas historias de gángsters se estropean por el exceso o la mala calidad de la sangre utilizada, pero se debe decir que L'immortel ha usado la medida exacta de sangre, ni grandes charcos, ni pequeñas manchas en las camisas, dando un realismo extraordinario a las escenas con disparos, además de crear con cierto realismo el comportamiento del cuerpo con respecto los diversos tipos de armas
Un trepidante film de acción, con un ritmo incesante que nos hará pasar más de un momento de tensión para ver como acaba.

Valoración: 4/5