8.9.11

Thor, otro símbolo de Marvel al cine

El director y actor británico Kenneth Branagh, conocido por llevar a cabo obras maestras de Shakespeare como Hamlet y Mucho ruido y pocas nueces al cine, toma un género poco habitual en él, el de los súper héroes, para dar vida a otro de los buques insignia de factoría Marvel, Thor.
La nueva productora Marvel, después de producir Iron Man, decidió emprender un duro y complicado camino hacia la que será, si Joss Whedon lo hace bien, su mayor producción, así como su mayor adaptación del cómic, dando vida a los Vengadores y a S.H.I.E.L.D. Pero el problema ha surgido cuando tan solo uno de los miembros de este grupo de súper héroes, Iron Man, había aparecido en pantalla, hacía falta presentar al resto, Thor y Capitán América, ambos ídolos de los "comiqueros" y por lo tanto se debia tratar con cuidado esta situación.
Como ya vimos, Capitán América ha quedado como una realización mediocre por la complicidad del personaje y su entorno, la Segunda Guerra Mundial, además de observar que la historia que teníamos ante nosotros daba para más de una película. Por su lado, para Thor se optó para un presentación mucho más sencilla, en lugar de realizar una gran aventura en un entorno diferente, se trató de la primera llegada de este dios a la Tierra, simple y llanamente, como un hombre del espacio con dotes divinas se desenvolvía en un entorno diferente al suyo, mientras que en su casa se luchaba por el poder del reino, y la fórmula resultó ser más llamativa y positiva que con el Capitán América.
La historia empieza cuando Thor, hijo de Odín, un ser arrogante y poderoso, consigue entablar guerra con uno de los planetas adyacentes al suyo, creando un conflicto entre patrias pacificadas, por ello es exiliado a la Tierra y desprendido de sus poderes, que se quedarán en su martillo hasta que aquel que sea digno pueda usarlos. Una vez en la tierra el desconcertado dios se cruza en el camino de unos científicos y de unos sospechosos agentes secretos del gobierno, que ocultan su martillo, mientras que en su planeta natal se libra una guerra con sus enemigos.
Una historia bastante simplona pero que funciona a la perfección, ya que con aventura típica se nos hace más fácil captar las características de cada uno de los personajes así como conocer al principal de ellos. Además un reparto de lujo, Natalie Portman, Tom Hiddleston, Anthony Hopkins y Stellan Skarsgård, hacen las delicias del público, así como el protagonista, Chris Hemsworth, demuestra que no es Thor tan solo por sus músculos.
Un film de súper héroes mucho más que aceptable, pero mucho por detrás de Iron Man, Spider-Man o El Caballero Oscuro.

Valoración: 3,5/5