25.10.11

Margin Call, el germen de la crisis

Nos encontramos en 2009, en una empresa que maneja activos, es decir, que se nutre de jugar con dinero, justo en el momento en que se está reestructurando la plantilla. Entre los despedidos está Eric Dale, un investigador de riesgos, que justo antes de irse trabajaba en algo muy importante, pero puede terminarlo, y le pasa el testigo a su joven subalterno, Peter Sullivan, que decide trabajar en ello fuera de horario, y descubre algo terrible para los accionistas de la firma, esta se va a pique.
Un interesante thriller que sigue la estela de Wall Street e pero con un estilo un poco más dramático como en Inside Job, y nos descubre como muchas de estas empresas se enriquecieron con movimientos tan bestiales como vender todo lo que tenían, despedir a la mayoría de empleados, para que la firma en cuestión y sus directivos pudieran mantenerse a flote.
J. C. Chandor se estrena con este film excepcional, que para ser su primer trabajo en largometraje como director y escritor, es más que satisfactoria. Además para conseguir este magnífico resultado a contado con un reparto de auténtico lujo, Jeremy Irons, Kevin Spacey, Paul Bettamy, Simon Baker, Demi Moore, Stanley Tucci, Zachary Quinto y Penn Badgley. Lo que es realmente un obra maestra es como el peso del argumento va yendo de un personaje a otro, primero los despedidos, después los que quedan pero que no son más que currantes, los jefes de estos, para que al final sea los grandes líderes de la empresa los que dominen la pantalla.
Realmente es un film muy apropiado por los tiempos que corren, tanto por la crisis, para ver cual es su germen, y para desconfiar de estos modos de conseguir dinero, ya que al final, cuando todo se acaba cada se guarda su propio trasero, no el de los demás.
Sorprendentemente buena, sin parangón, ya que ha mezclado la clase y el argumento de tensión de Wall Street pero con el dramatismo del famoso documental Inside Job.

Valoración: 4/5