8.10.11

Mejor dilo cantando: Moulin Rouge (Baz Luhrmann, 2001)

En el año 2001 llegó a nuestras pantallas la película protagonizada por Nicole Kidman y Ewan McGregor de nombre Moulin Rouge. El film nos trasporta al parís de 1900, donde un chico bohemio llamado Cristian (Ewan McGregor) se enamora de la estrella del Moulin Rouge, Satine (Nicole Kidman). En una de las noches en que Cristian va a ver el espectáculo de Satine, un malentendido hará que sus caminos terminen por cruzarse. Él la enamora con su poesía y ella lo hechiza con la luz que irradian sus ojos, pero todo cambiará cuando ella descubra que Christian no es el millonario duque que ella cree y al que está dispuesta a convencer para financiar una obra teatral. Entonces se debatirá entre el amor que siente hacia el bohemio o el interés hacia el verdadero Duque (Richard Roxburgh) y poder convertirse en una gran actriz. 
Detrás de este guión tan convencional, al estilo de Romeo y Julieta, se esconde uno de los films más bonitos a nivel visual, música y coreográfico, lleno de fuerza, magia, ilusión y sobretodo romanticismo. La utilización de colores cálidos, con montajes sorprendentes y el uso de una estética claramente bohemia, hacen que el film resulte bonito y original a los ojos del espectador. La banda sonora es uno de los puntos fuertes de esta película, pues se han utilizado grandes canciones, para que los personajes se expresaran entre ellos, lo que dio lugar a que se le otorgara los siguientes premios: globo de oro a la banda sonora, premio BAFTA al mejor musical y al mejor sonido. El uso de grandes canciones ("Lady Marmalade”, "Your Song", "One Day I'll Fly Away", "El Tango de Roxanne" o "Hindi Sad Diamonds") obligó de alguna manera a hacer grandes coreografías, como en el caso de "El Tango de Roxanne", donde se puede apreciar un baile lleno de pasión, fuerza y sentimiento, que se transmite al espectador. El film fue también ganó dos Oscar, a la Mejor dirección artística y al mejor vestuario. 
El film recibió muchas críticas por el uso excesivo de diferentes expresiones como el baile o el color, en detrimento de lo argumental, donde realmente no se nos ofrece nada nuevo. Aun así el film constituye una perfecta opción para aquellas personas que quieran ver, sentir y oír, lo que es el romanticismo. Este es un film que además de ser musical, también podríamos llamarlo, un film teatral, pues la estética es bastante del film, sobretodo en la presentación de la trama, es propio del mundo de la farándula.
Recomiendo este film a aquellas personas que les apetezca ver una película llena de música, baile y color, pero que al igual que Romeo y Julieta, tiene un final dramático. Esta película es perfecta para todas aquellas personas que, ahora que bien el frío (o eso debería), quieran ver una de esas películas románticas que te hacen llorar, mientras te tomas una taza de chocolate caliente.

Valoración: 6/5