7.10.11

Recomendación de la semana: El truco final: El Prestigio (Christopher Nolan, 2006)


En Londres, a finales del siglo XIX, una época en la que los magos eran los ídolos más aclamados, dos jóvenes ilusionistas se proponen alcanzar la fama. El sofisticado Robert Angier (Hugh Jackman) es un consumado artista, mientras que el tosco y purista Alfred Borden (Christian Bale) es un genio creativo, pero carece de la habilidad necesaria para ejecutar en público sus mágicas ideas. Al principio son compañeros y amigos que se admiran mutuamente. Sin embargo, cuando el mejor truco ideado por ambos fracasa, se convierten en enemigos irreconciliables: cada uno de ellos intentará por todos los medios superar al otro y acabar con él. Truco a truco, espectáculo a espectáculo, se va fraguando una feroz competición que no tiene límites.
Todo truco de magia consta de tres pasos… así comienza el film. El aclamado director Christopher Nolan logra entretenernos con un thriller lleno de intriga y poco convencional. Toda la película es un gran truco del  que creemos saber cuál es la verdad, pero que siempre acaba engañándonos. Los dos protagonistas pretenden conseguir lograr el Prestigio o The Prestige (en la versión original) que es digamos el truco imposible o el mejor truco jamás logrado. La rivalidad que los dos se tienen es casi enfermiza, cuando uno logra superar al otro, el otro intenta copiarlo para mejorar su técnica, pero a la vez, el anterior intenta despistarlo para que no lo consiga, y así mientras los vamos observando intentamos entender cuál será el siguiente paso o que es lo que hará el otro. De esta forma caeremos en la trampa de la película, nos dará pistas y momentos para engañarnos y confundirnos  mientras creemos saber lo que sucederá. Al margen del guión la escenografía es fantástica, la recreación de las calles de la época, los trajes, incluso los pocos efectos especiales que aparecen son bastante creíbles. Hay que destacar también la gran labor de los actores, a parte de Hugh Jackman y Christian Bale –gran interpretación de este- destaca la de Michael Cane en el papel de padre espiritual y narrador de la película. No se puede decir lo mismo de Scarlett Johansson que parece que solo esté para engrosar la lista de actores conocidos.
En definitiva una gran película entretenida, poderosa y deslumbrante, con un gran elenco de actores y con un guión efectivo y tramposo. Diferente de lo que se puede ver en El Ilusionista. Nolan logra envolvernos en una atmósfera de misterio que nos atrapa y nos invita a descubrir cuál es el truco. Totalmente recomendable.

Valoración: 4,5/5