15.11.11

30 minutos o menos. O como robar un banco

Jesse Eisenberg, actor en alza y más desde su exitosa aparición en La red social, regresa junto al director que le hizo notarse al protagonizar Bienvenidos a Zombieland, Ruben Fleischer, para llevar a cabo otra breve pero excitante comedia de acción absurda, 30 minutos o menos.
Nick es un pringado, con todas las letras, trabaja como repartidor de pizzas, no tiene pareja, pero está enamorado desde hace años, y conduce un Mustang que se cae a trozos, además vive con su amigo Chet, un profesor de primaria que siempre le sermonea sobre el asco de vida que lleva. Además para cerrar la desgracia, el amor de Nick es Kate, la hermana gemela de Chet, por lo tanto no sabe como salir adelante. Una noche, al repartir un encargo, un par de tíos disfrazados con máscaras de simios le ponen un chaleco bomba, y le dicen que si roba un banco le quitarán el chaleco. Este par de simios, tanto por el disfraz como por su forma de ser, son Dwayne y Travis, dos treintañeros que no trabajan y viven del bolsillo del padre de uno de ellos, al que pretenden matar pero para ello necesitan un dinero que no tienen y maquinan este absurdo plan de robar un banco.
Como sucedía en Bienvenidos a Zombieland, la brevedad del film se ve compensada por escenas de acción fuera de lugar, como persecuciones sin sentido con coches para nada espectaculares, que harán las delicias de los amantes del subgénero de comedia gamberra.
La comedia gamberra, de la que hemos hablado en numerosas ocasiones en este blog, ahora tiene un nuevo aliado en la acción en cualquier contexto, dándonos la siguiente fórmula, "para que una película sea espectacular no hace falta que dos súper coches se persigan por Miami o New York".
Además de Jesse Eisenberg, que a pesar de interpretar a muchos personajes, siempre recae en este típico pringado de casi treinta que sigue viviendo como un adolescente, al más puro estilo Fry de Futurama, el reparto lo encabezan Danny McBride, que solo sabe hacer de bocazas salido, que hace gracia, las dos primeras veces, pero a la larga se hará pesado, Aziz Ansari, que es el joven profesor que se vuelve loco por todo, y Nick Swardson, es el tonto pero en el fondo... estúpido amigo de Dwayne.
En definitiva es un film aceptable para pasar un buen rato, divertida e entretenida, aunque yo esperaría que se estrenará en DVD para alquilarlo más que pagar una entrada esta semana, ya que el resultado es tan obvio que más vale cualquier otra comedia gamberra a la espera de pagar un precio razonable por esta.

Valoración: 2,5/5