29.11.11

La deuda. La justicia tarda su tiempo

Rachel Singer, Stephan Gold y David Peretz son tres jóvenes agentes del Mossad que en 1965 tienen la misión de capturar a un delincuente nazi para llevarlo a Israel donde tienen previsto juzgarlo por sus crímenes contra la humanidad, pero las cosas no resultan como estaban previstas y acaban matándolo. Treinta años más tarde, cuando la hija de dos de ellos publica un libro en que narra la heroica aventura de sus progenitores cuando capturaron y mataron, descubren que en realidad está vivo, y deben solucionarlo antes que se descubra toda la verdad.
El director británico, John Madden, responsable de Shakespeare in Love y La verdad oculta, se atreve con el remake del film de Assaf Bernstein, y lo hace dirigiendo a un auténtico reparto de estrellas, loas jóvenes son israelis son Jessica Chastain, Marton Csokas y Sam Worthington, que demuestra que sabe algo más que pegar tiros y hablar na'vi. Por su parte el trío de actores que interpretan a los Rachel, Stephan y David mayores son Helen Mirren, Tom Wilkinson y Ciarán Hinds. Además el temible doctor es interpretado por Jesper Christensen, que a muchos os sonará por haber participado en las dos últimas entregas de James Bond, como el Señor White.
El conjunto en general es aceptable, pero como a veces sucede pequeños detalles hacen que el film se haga un poco pesado. Por un lado a pesar de ser presentado como la Crónica de una muerte anunciada, intenta mantener la tensión pero todos ya sabemos que sucede, y aquellos que se despisten fácilmente vuelve a redescubrir el final. Por otro lado el dramatismo y el patetismo de algunas escenas nos hace sufrir innecesariamente demasiado, que, en mi opinión, consiguen que el espectador pase un mal rato.
Un guión y una actuación brillantes, pero que se ven estropeados por estos detalles que nos hacen demasiado aburrido el film, sin demasiados sobresaltos, más que los habituales rápidos giros de cámaras y las oscuridad penetrante.

Valoración: 3,5/5