17.11.11

London Boulevard. La rehabilitación amorosa de un gangster

Colin Farrell y Keira Knightley vuelven al cine con un nuevo film, un thriller de gangsters ingleses con muy mala leche. El film, dirigido por William Monahan, guionista de Infiltrados y ganador de un Oscar por ese trabajo, nos muestra la salida de la cárcel y el retorno a la libertad de Mitchell.
Mitchell solo quiere olvidarse de su pasado y empezar una nueva vida, pero no le será fácil, ya que desde el primer instante su pasado vuelve a él, y sin quererlo, vuelve a estar en problemas. Por otro lado le ofrecen ser el protector de una exitosa actriz, Charlotte (Keira Knightley), y aunque al principio duda, acabará aceptándolo. Como era de esperar surge una historia de 'amor' entre los dos personajes, pero siento decir que parece forzada y resulta fría al espectador. Mitchell y Charlotte son dos personas que quieren evadirse, escapar, de lo que les rodea intentando 'protegerse' entre ellos, pero todo se complicará, pues el pasado es muy difícil de olvidar, sobre todo si tienes a uno de los grandes gánster de la ciudad detrás de ti. 
Lo que en un principio parecía un buen film, pues contaba con un buen director, buenos actores y una obra en la que basarse, (London Boulevard está basada en la obra homónima de Ken Bruen), ha resultado ser un film resultón aunque fácilmente olvidable. El film tiene momentos trágicos, de acción, momentos tristes, momentos tiernos, momentos malos, y momentos muy malos… que dan como resultado una película dramática, cruel en muchos momentos, y brutal. Cierto es que los dos actores principales están muy bien interpretados, sobre todo Colin Farrell, que le da a su personaje un carácter salvaje pero humano, aunque eso no es suficiente para salvar la película. Además de las buenas interpretaciones de los dos protagonistas, apunto que es interesante el personaje de Jordan, drogata, principiante de asesino y ayudante personal de Charlotte, interpretado por David Thewlis, también conocido por su papel en la saga Harry Potter como Remus Lupin. Lo que no acaba de gustar del film, es que en muchos sentidos la trama se pierde por el camino, un ejemplo: hay un personaje, un paparazzi que resulta interesante, inquietante, incluso la cámara lo sigue, para que el espectador se fije en él, pero resulta que su personaje es insustancial, no aporta nada al film, no tiene ninguna importancia, por lo tanto, yo me pregunto…¿porque existe este personaje si no aporta nada? Y como este caso muchos, que hacen que le film pierda mucho.
Recomiendo este film a aquellas personas que les gusten los thrillers, la acción, el drama y las vidas desgraciadas, que hagan lo que hagan, nunca consiguen ser felices. Avisar que hay escenas de acción en que la brutalidad es muy gráfica, donde no se esconde la crueldad de la violencia, lo que puede resultar un poco desagradable.

Valoración: 3,5/5