5.11.11

No es nada personal. Parte II: Casino (Martin Scorsese, 1995)


Scorsese vuelve a deleitarnos con otra gran cinta sobre la mafia. Esta vez lejos de ambientarse en Nueva York como ocurrió en Uno de los nuestros, nos trasladamos a Las Vegas, la ciudad del juego y los vicios, cuando pensamos en Las Vegas nos viene a la cabeza los casinos, las luces de neón, la noche…  un paraíso para los gánster.
Sam “Ace” Rothstein (Robert De Niro)  un profesional en las apuestas de carreras de caballos y que trabaja para la mafia le dan el puesto de director de uno de sus nuevos casinos, el Tangiers. Ace se dedicará a recaudar todo el dinero posible de los jugadores con su forma de ser y su manera meticulosa de trabajar. En el Tangiers conoce a Ginger (Sharon Stone) una guapa cazafortunas de la cual se enamorará perdidamente. Pero cuando llega un viejo amigo de Sam, Nicky Santoro (Joe Pesci), un gánster sin escrúpulos enviado por la mafia para ayudarlo y vigilarlo, este comenzará a ganarse un nombre en la ciudad a base de matar, sobornar o torturar para conseguir sus objetivos, esto pondrá en peligro el buen nombre que se ha hecho Sam en la ciudad. 
Como pasó en Uno de los nuestros Scorsese vuelve a contar con algunos de sus actores, Robert de Niro es el protagonista del film junto con Joe Pesci en papeles bastante parecidos, De Niro es el gánster meticuloso que quiere que salga todo perfecto y Pesci es el bruto matón que no duda en meterse con cualquiera para conseguir su objetivo. Esto no quiere decir que sea malo porque cada uno el papel le viene como anillo al dedo. En esto hay que sumar a Sharon Stone una mujer que se gana la vida pescando hombres con poder y mucho dinero  pero que detrás de esto está enamorada de un pobre chulo (James Woods), algo que no le hace mucha gracia a Ace. Sin duda estamos ante una gran película sobre el género mafioso, el glamour de Las vegas es algo difícilmente rechazable, desde las luces de neón, a los coches clásicos, pasando por la vestimenta tan variopinta –los trajes que lleva Ace son de lo más colorido-. Y ese gran desierto que rodea la ciudad, ¿cuánta gente enterrada estará ahí? Sin duda es mejor no pensar en los trapicheos que se hacían. Uno de los puntos fuertes del film para mantener al espectador entretenido en esas casi 3 horas que dura la película son los voces en-off de los protagonistas narrando situaciones, de esta manera se hace mucho más ameno y es una manera fácil y practica de explicarnos como, por ejemplo, se pilla a un tramposo de Black-Jack –y el castigo posterior que recibe-.
Casino es sin duda una película tan necesaria dentro del género mafioso, el ascenso y caída de estas bandas que controlaban prácticamente toda la ciudad, son la base del film. Un sinfín de situaciones, grandes acontecimientos y personajes, los negocios, los engaños, el ansia de poder… todo está reflejado de maravilla, sin duda una película totalmente recomendable.

Valoración: 5/5