19.11.11

No es nada personal. Parte II: Los intocables de Eliot Ness (Brian De Palma, 1987)


Al Capone fue posiblemente el mafioso más conocido de todos los tiempos, estaba en la lista de los más buscados por la policía pero cada vez que le atrapaban quedaba libre por falta de pruebas. Curiosamente solo pudieron condenarle a la cárcel por evasión de impuestos. En los Intocables veremos el trabajo del agente Eliot Ness y sus compañeros para intentar meter entre rejas a este mafioso.
Durante los años treinta, en plena ley seca, tras el asesinato de una niña por culpa de la guerra del alcohol, Eliot Ness (Kevin Costner) –un agente federal- jura encontrar a los culpables y a detener el tráfico ilegal de alcohol. Una noche Ness conoce a Malone (Sean Connery) –un policía de la vieja escuela-, los dos trabajarán juntos para acabar con Al Capone (Robert De Niro). Poco después se unirán al equipo Oscar Wallace (Charles Martin Smith) –un agente del tesoro- y George Stone (Andy García) –un cadete de policía-. El nuevo equipo llamado por la prensa “los intocables” se encargará de fastidiar todos los planes de los mafiosos por traer alcohol a Chicago. Esto hará que Al Capone contrate a un asesino a sueldo para eliminarlos. 
Brian De Palma ha conseguido reunir a un gran elenco de actores conocidos, el primero y más destacable seria Robert De Niro en el papel de Al Capone –no podía faltar De Niro en una peli mafiosa- su personaje tiene momentos impactantes, la primera escena mientras le afeitan y un montón de periodistas les hace preguntas está muy bien hecha. Kevin Costner es el protagonista principal que interpreta a Eliot Ness, un hombre justo, incorruptible y que siempre hace lo correcto, pero esta vez necesitará la ayuda de un poli veterano, alguien de la “vieja escuela” para atrapar a los gánster, el agente Malone interpretado por Sean Connery –le valió el Oscar al mejor actor secundario-. Si además sumamos a Andy García o Billy Drago observamos el gran reparto del film. La cinta es un clásico del cine negro, ley seca, contrabando, organizaciones criminales, policías buenos, agentes corruptos, asesinatos, ajuste de cuentas… todo lo relacionado con el mundo del crimen está ahí metido, todo bien rodado y con una bonita escenografía para recordarnos los “felices” años 30.

Valoración: 5/5