6.12.11

Acero Puro. Un Rocky de tuercas

En 2020, Charlie Kenton es un ex-boxeador fracasado que se dedica a entrenar, reparar y hacer luchar robots, pero también fracasa, ya que va destruyendo sus robots uno tras otro, debido a su fanfarronería y el deseo de hacer dinero fácil. Justo cuando parece que se le ha acabado todo, recibe la noticia que la madre de su hijo, a la que no ve desde hace diez años, ha muerto y el debe hacerse cargo del pequeño Max, pero la tía del niño y su marido quieren la custodia, y Charlie no dudará en venderla a un precio muy alto, tan solo cumpliendo una condición, cuidar del niño durante un par de meses. Max es tan tozudo que Charlie debe llevárselo con él a luchar, y justo después de una derrota, mientras están recogiendo piezas de un vertedero, el joven Kenton descubre un antiguo robot sparring, Atom, con el que se encariña y decide entrenarlo, convirtiendo al robot en el nexo entre padre e hijo.
Hugh Jackman, Dakota Goyo y Evangeline Lilly, protagonizan este film, todos ellos demostrando auténtica maestría en la actuación, desde el veterano Jackman, la "perdida" Lilly, hasta Goyo, que después de hacer de joven Thor, ahora protagoniza esta versión robótica de Rocky.
Shawn Levy, director especializado en comedias familiares, como Doce en casa, Noche en el museo o La Pantera Rosa, se atreve con esta variación de sus habituales trabajos, en que los habituales sentimientos de amor, fidelidad y redención del género, son aplicados a un ex-boxeador y a su viejo robot de vertedero.
Cabe decir que, como sucede con el género de la lucha, desde el estreno de Rocky en 1976 todos los filmes siguen el mismo patrón: derrota, entrenamiento, escalada hacia arriba y lucha final con final ajustado, algo que a pesar del paso de los años sigue funcionando siempre.
Lo que parecía que fuera un film cualquiera para las navidades, resulta ser una muy buena cinta, que sorprende por su sencillez argumental, pero su excelente trabajo de ritmo y tempo para llegar a dar un resultado excepcional.
Una película de acción para todos los públicos, ya que a pesar de ser de lucha, en ningún momento se más sangre de la habitual, y los niños pueden ilusionarse en tener a su propio robot luchador, como Atom. Un film navideño para que las familias pasen un buen rato en las salas de cine.

Valoración: 4/5