3.12.11

No es nada personal. Parte II: Érase una vez en América (Sergio Leone, 1984)


Esta fue la última película dirigida por Sergio Leone tras los grandes films ambientados en el oeste como Por un puñado de dólares o El bueno, el  feo y el malo. Érase una vez en América está considerada como la tercera parte de la trilogía Once upon a time Trilogy, precedida por las películas Hasta que llegó su hora (1968) y ¡Agáchate maldito! (1971), aunque no guarda ningún tipo de relación con estas. Ya que en lugar de ser un spaghetti western, está desarrollada en los años 30 en Nueva York.
“Noodles” es un pobre chico judío que vive en los suburbios de Manhattan en Nueva York, se dedica básicamente a delinquir para conseguir algo de dinero, junto con sus colegas Patsy, Cockeye y Dominic. Un día mientras iban a robarle un reloj a un pobre borracho se topa con Max, otro joven también judío con el que entablará una gran amistad. Juntos los cinco deciden formar una banda que prospera rápidamente en el barrio, por desgracia no todo va tan bien para Noodles tras ingresar a prisión por matar al líder de otra banda.
¿Por qué será que la mayoría de películas sobre la mafia son tan buenas? ¿Que tiene este género que gusta tanto? Sería difícil dar con la clave, lo que sí es seguro que muchas de ellas son auténticas obras de arte. Érase una vez en América podría estar en el mismo saco que El Padrino, Uno de los nuestros o Los intocables de Eliot Ness. La historia nos narra la vida de David Aaronson conocido “Noodles”, a modo de flashback va recordando los momentos más importantes ocurridos en su vida, desde que era un chaval hasta prácticamente ser un hombre mayor. De esta manera recorreremos el tiempo desde principio de los años 20 hasta los años 60. Gracias a la gran escenografía notaremos cuando es cada época sin que nos lo digan, los coches, las ropas, los edificios en cada época están muy bien retratados. Una vez más Robert De Niro será el protagonista que interpreta a Noodles en la edad adulta –si es que no podía ser otro-, en él notaremos mucho el cambio de niño a después de salir de la cárcel, aunque es un papel bastante normalito en comparación a otros gangsters que De Niro ha hecho –como en El Padrino, Uno de los nuestros o Casino-. Su mejor amigo Max es interpretado por  James Woods –que será el jefe de la banda y el que habrá conseguido todo los logros y la categoría de convertirse en el capo más importante en cuanto al contrabando de alcohol-, dos grandes actores para dos grandes personajes. No podía faltar Joe Pesci en una peli de gangsters –aunque en esta ocasión con un papel muy secundario solo sale en algunos momentos del film-. Pero no todo es bueno, seguramente nunca podrá ser comparada con la insuperable El Padrino por varias razones: es una peli muy larga, estamos hablando de casi cuatro horas de metraje, esto hoy en día es demasiado para un público general, además eso también hace que tenga momentos algo aburridos y el ritmo sea lento en algunas escenas, y los personajes están muy caracterizados pero no llegan al nivel de otros films del género. Aun así cabe destacar la gran banda sonora que tiene –una de las mejores de la historia sin duda-. Todo amante del género mafioso debe de tenerla en su estantería junto a los grandes, y al que no le guste el género también debería darle una oportunidad a esta película, a pesar de su larga duración. Totalmente recomendable.

Valoración: 5/5