9.12.11

Recomendación de la semana: Mucho ruido y pocas nueces (Kenneth Branagh, 1993)

En 1993 William Shakespeare reapareció en la gran pantalla de la mano de Kenneth Branagh en la adaptación de la comedia shakesperiana Mucho ruido y pocas nueces. La película se centra en temas como el poder de los malentendidos y lo peligrosos que pueden llegar a ser, la traición y el amor. La historia empieza cuando después de una importante batalla de la que ha salido victorioso, Don Pedro de Aragón regresa, a casa de su amigo Leonato en Messina, acompañado por un selecto grupo de hombres. Entre los hombres que le escoltan, se encuentran su íntimo amigo Benedicto, su envidioso hermano Don Juan y un joven llamado Claudio que se ha llenado de honor en la batalla y que se enamora perdidamente de Hero, la hija del anfitrión. La boda entre Hero y Claudio se concierta enseguida pero cuando todo parece ir bien, un engaño planeado por el envidioso Don Juan hace que el honor de Hero quede en entredicho y la ofensa a Claudio haga peligrar la amistad de Don Pedro con Leonato. 
La película contó con un gran reparto ya que entre los protagonistas se encuentran Kenneth Branagh como el fiel amigo Benedicto, Emma Thompson como la ingeniosa Beatriz, Kate Beckinsale como la joven Hero, a Robert Sean Leonard como el inocente Claudio y a Keanu Reeves como el malvado Don Juan, todos ellos constituyen una actuación grupal llena de matices y caracteres que dan credibilidad, sentimiento y emoción al film. 
El film es una muy buena opción para ver una adaptación de una obra de William Shakespeare que merezca la pena, que en algunos casos las adaptaciones de las obras de este gran escritor no son lo buenas que se llegaría a esperar. Pero en este caso no es así, ya que los actores interpretan a la perfección los personajes, la historia está muy bien explicada, de forma que no es difícil entender la relación entre los personajes o la trama en sí. En este caso la película nos ofrece una obra de la literatura inglesa clásica al alcance de todo el mundo, pues aunque algunos pueden pensar que será un film, largo, tedioso, lento y aburrido, por ser una obra de William Shakespeare, la verdad es que es un film, divertido, rápido, entendedor y apasionante, sobre todo los diálogos y pensamientos del fiel amigo Benedicto y la ingeniosa Beatriz. 
La película participó en el festival de Cannes de 1993 donde estaba nominada a la mejor película, a los Globos de Oro, a los BAFTA por el vestuario. 
Recomiendo este film a todos los amantes de películas románticas, que les gusten los actores, a los que les gusta la obra original, y a todos aquellos que por alguna razón se alejen de las obras de Shakespeare en formato libro, pues este film es una perfecta opción para acercarse a una obra de uno de los grandes escritores ingleses. Para los que les interese películas de este tipo, y les guste el actor Kenneth Branagh, han de saber que este actor tiene en su filmografía algunas películas como Trabajos de amor perdidos, Promesas incumplidas, Hamlet, Otelo y Enrique V, entre otras, todas ellas muy recomendables.

Valoración: 4,5/5