30.12.11

Recomendación de la semana: Scarface, el terror del hampa (Howard Hawks & Richard Rosson, 1932)

Durante la ley seca, el crimen organizado apareció, se nutrió, y creció hasta tal límite que hoy en día esos años son los años de la Mafia, y de nada más. Entre las muchas historias que nos puedan interesar, o que han interesado a cineastas y realizadores, una de las más conocidas es la de Al Capone, pero si los filmes modernos pueden hacer mención de él, como la serie Boardwalk Empire o el film Los intocables de Eliot Ness, el film que tenemos entre manos no pudo, ya que se hizo durante la época en el crimen organizado era el pan de cada día de la sociedad norteamericana. Pero el visionario realizador Howard Hughes, responsable de filmes hoy clásicos pero en su día muy controvertidos, como Los ángeles del infierno y El forajido, se atrevió a proyectar un film como este, que con la excusa de mostrar una realidad, habló de uno de los temas tabú de la época.
Tony Camonte es un inmigrante italiano que se dedica a la extorsión, el tráfico de alcohol, y el crimen organizado bajo las órdenes de Johnny Lovo, pero la avaricia y la visión de futuro de Camonte lo llevan a coger las riendas de la ciudad yendo contra cualquier regla que pueda haber en el sindicato del crimen.
El polifacético actor de origen austro-húngaro, Paul Muni interpreta el que será uno de sus papeles más brillantes, junto a él los que más destacan son George Raft que interpreta al amigo más cercano de Camonte, Guino Rinaldo, y Boris Karloff que, lejos de sus papeles como Frankenstein y Dracula, aquí interpreta a uno de los rivales de Camonte.
Como es de suponer Tony Camonte no es más que un alter ego de Al Capone, ya que narra su vida, tan solo cambiando el final de presidiario que tuvo el personaje real, por un final mucho más dramático. Está historia fue tan brillante, convirtiéndose en el primer referente del género cinematográfica de la mafia, que solo tendría rival hasta el estreno de El Padrino y del remake de Scarface, El precio del poder protagonizada por Al Pacino y realizada por Brian De Palma.
El conjunto da como resultado un film brillante, que incluso hoy resulta novedoso y atractivo, y sigue sorprendiendo hasta los más jóvenes, un film completamente recomendable para todos los amantes del cine clásico y de este género en cuestión ya que estamos ante un "imprescindible".

Valoración: 4,5/5