16.12.11

Recomendación de la semana: Valkiria (Bryan Singer, 2008)

Desde el principio de su gobierno, Adolf Hitler siempre tuvo detractores, pero fue durante la guerra, en la que los planes de futuro del Führer para Alemania se ven cada vez más imposibles, y por lo tanto todas las acciones que se toman durante el conflicto bélico son completamente descabelladas, ya que el genio brillante de Hitler se va perdiendo día a día a favor de su megalomanía. Un oficial veterano, Claus von Stauffenberg, que ha perdido un ojo, una mano y varios dedos de la otra, se une a un grupo de conspiradores, en el que hay importantes generales y políticos que, como ellos mismos dicen, podrían ser el círculo cercano de Hitler. Después de días de reflexión, Stauffenberg decide aprovechar la ley que existe para salvaguardar el régimen en el caso de que Hitler muera en su favor, haciendo algunas modificaciones, consigue generar una situación en la que poder matar a Hitler.
Una película que se inspira en un hecho real, pero que en realidad su primera base en una serie de televisión alemana estrenada en 2004, que gira entorno al mismo hecho histórico. Cabe decir que el director de X-Men y del piloto de House, demuestra que es un gran director con una sorprendente fotografía y un ritmo trepidante que, a pesar de tratarse de una película con poca acción, consigue dejarnos pegados al asiento hasta que aparecen los títulos de crédito.
Además de un excelente director, el reparto del film también ayuda en que el resultado sea tan satisfactorio como resulta ser. Tom Cruise, un poco desubicado de sus habituales papeles, demuestra que además de pegar tiros y bailar en calzoncillos, sabe como interpretar un personaje tan profundo como el de Stauffenberg, ya que la frialdad y al mismo tiempo calidez que consigue transmitir es espectacular. Por otro lado el elenco no acaba con Cruise, sino que sigue con actores como Kenneth Branagh, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Terence Stamp, Eddie Izzard, Kevin McNally, David Schofield o Tom Hollander, todos ellos británicos que convierten la "flema británica" en frialdad nazi con una brillantez absoluta. Por otro lado los habituales en películas que giran entorno al nazismo, como los alemanes Thomas Kretschmann y Christian Berke, bordan su interpretación como oficiales nazis, unos papeles que tienen dominados, como ambos nos demostraron en El hundimiento o en Eichmann.
En definitiva, un film brillante, excelente, y espectacular, que nos hará vibrar con los hechos al tiempo que tomamos una lección de historia.

Valoración: 5/5