24.1.12

Bunraku: Violencia comiquera en estado puro

En un supuesto sin armas, pero mucho más violento que hoy, un cowboy sin pistola y un samurai sin espada llegan por separado a un ciudad sin nombre -un punto medio entre Tokyo y Los Ángeles-, ambos con una misión personal que cumplir, cuyo camino lleva hasta un leñador, Nicola, el jefe de la ciudad. Al ver que por separado no consiguen nada, un barman consigue unirlos para que utilicen sus habilidades y luche juntos, liberando la ciudad al mismo tiempo, pero antes de llegar al líder de los asesinos, hay nueve más cada uno más duro y violento que el anterior.
Guy Moshe es el director y, junto a Boaz Davidson, productor de las dos entregas de Los mercenarios y John Rambo, firma el folleto de este peculiar film de acción, que en base a mucho estilo de lucha -boxeo, lucha con katanas, capoeira, etcétera-, y con una estética puramente de cómic, consigue atraer al público, ya que a pesar de tener un guión bastante simple, es más que suficiente como para justificar las dos horas de violencia, con momentos que nos recordarán a 300 y a Sin City, que además es más creativa que la violencia en base a las armas de fuego.
El film cuenta con un muy buen reparto, Josh Hartnett y el misterioso actor japonés, Gackt, protagonizan esta cinta, el amable y sabio barman es Woody Harrelson, que interpreta un papel muy parecido al que realizó en Bienvenidos a Zombieland, frente a ellos hay un ejército de asesinos liderados por Ron Perlman y Kevin McKidd, y ambos demuestran que saben hacer de cueles y sádicos malvados. En un plano mucho más secundario aparecen Demi Moore como Alexandra y Jordi Mollà como Valentine.
Como ya he dicho el guión es muy simple, si por la historia fuera este film no merecería ser mencionado, pero la faceta visual hace que gane mucho puntos, a parte de la lucha, que ya hemos comentado, el aspecto de los escenarios que no es realista, porque no quiere serlo, parecen recortados en papel, como las  historietas que recorta el barman, y que dan toda la estética al film, aportando unos tonos y unas sombras irreales pero que en este film encajan a la perfección, dando como un resultado un film notable de acción por la acción.
En definitiva acaba siendo un film de acción redondo, con la dosis exacta de coreografía y de sangre para que no parezca real y al mismo tiempo sea visualmente atractiva, consiguiendo que el público no podamos separar el culo del asiento.

Valoración: 3,5/5