17.1.12

Clásicos Disney #44: Hermano oso (Aaron Blaise & Robert Walker, 2003)

Los Inuit están estrecha-mente vinculados con la naturaleza, todos y cada uno de ellos tienen un espíritu guía, un animal que los protege y al que se parecen por su forma de ser con los demás y con ellos mismos. Kenai es uno de ellos, un joven temerario y valiente que quiere crecer y convertirse en un gran guerrero y cazador, pero sus planes se tuercen cuando le asignan como espíritu guía el oso, símbolo de amor y amistad... algo con lo que Kenai no está de acuerdo. Poco después su hermano mayor pierde la vida frente a un oso, al que Kenai mata, cuando va a contar su proeza, los Grandes Espíritus lo convierten precisamente en lo que odia... un oso, y deberá encargarse de cuidar al pequeño Koda, el hijo del oso al que ha matado, con el que entablará una relación típica de hermanos. Mientras que su segundo hermano -que no sabe que Kenai es un oso- lo persigue para cumplir una misión de venganza en la que está en juego el honor familiar.
En la versión inglesa las voces están a cargo de un reparto de lujo, Joaquin Phoenix es Kenai, Rick Moranis es Rut, Michael Clarke Duncan es Tug y Harold Gould es el viejo Denahi, mientras que la voz del joven Koda se la da Jeremy Suarez, que a pesar de su corta edad ya ha participado en películas como Jerry Maguire (1996) o Ladykillers (2004). José Mota pone voz a uno de los renos aportando más alegría a la cinta, con su peculiar humor consigue que los espectadores adoren a este reno y a su hermano, ya que son el pilar cómico de la cinta.
A pesar de ser uno de los primeros clásicos del siglo XXI recupera la esencia de los primeros, de la época 101 Dálmatas, El libro de la selva o Los aristogatos, la ternura y la brillantez del trazo da una imagen más agradable que la de cintas posteriores como El emperador y sus locuras o Atlantis: el imperio perdido, sin mencionar las aberraciones que son las animaciones digitales como Chicken Little o Descubriendo a los Robinsons.
En definitiva es un nuevo clásico que a pesar de su modesta acogida en comparación con otros, será uno de esos clásicos que los pequeños de hoy en día recordarán con cariño dentro de unos años.
Con un principio al más puro estilo Bambi, la historia toma un sendero más alegre, en que Kenai y Koda irán estrechando sus lazos, divirtiéndose y viviendo una aventura con un sorprendente final que gustará tanto a grandes como pequeños.

Valoración: 3,5/5