13.1.12

Recomendación de la semana: Noche y día (James Mangold, 2010)

Tras una mala traducción de un juego de palabras en inglés, se esconde una interesante pero para nada sorprendente película de acción, realizada más para la diversión de los realizadores que para el público, aunque también lo es para este último, ya que las situaciones que nos presentan son cada vez más exageradas y, al mismo tiempo, son exageradamente divertidas.
Roy Miller y June Havens chocan en un aeropuerto dos veces seguidas por casualidad, ¿o no? Ya que en realidad Roy es un espía, pero uno un tanto peculiar, debido a que su compañeros lo están persiguiendo por un crimen que, según él, no ha cometido sino que intenta evitar, el robo de un pila energética de última tecnología. June es una mecánico que viaja con un motor en la maleta hasta que se ve involucrada en las peculiares desventuras de Roy, del que se enamora perdidamente a pesar de que este no hace más que drogarla.
Noche y día es una de esas películas en las que un grupo, en este caso un par, de actores no hacen más que lucirse ante la cámara, en este caso Tom Cruise no hace más que superar la acrobacia anterior demostrando que es un auténtico hombre de acción, con armas, vehículos e incluso salchichas, cualquier cosa es válida para defender su objetivo. Mientras que Cameron Diaz a la vez que va encontrándole el gustillo a lo de los tiros, se pasea por delante de la cámara como la modelo más profesional del mundo.
Para el público internacional tal vez no es notable, pero para el español saltan a la vista los numerosos gazapos culturales que hay en el film, para empezar es brillante ver que los toros de los San Fermines también se pasean por las calles de Sevilla, y que, entre otras cosas, la estación de Santa Justa y los trenes de cercanías de Renfe son los mismos que los de Salzburgo. Este detalle es realmente lamentable ya que son cosas que se pueden evitar gracias a los equipos de documentación, ya que no son tonterías sino las costumbres de un país. Por otro lado es sorprendente como han pasado todo por alto en favor del espectáculo. Algo que debemos recordar es que en Misión Imposible 2, otro film protagonizado por Tom Cruise, se mezclaban las Fallas Valencianas con la Semana Santa y sus procesiones, ¿será Cruise quien no tendrá ni idea de la cultura española?
A pesar de sus numerosos fallos, su argumento simplón y su final poco sorprendente, esta es, sin duda, una película para pasar el rato riendo tanto por los chistes malos como por las acrobáticas escenas de acción pasadas muy de vueltas.

Valoración: 3/5