20.1.12

Recomendación de la semana: RKO 281. La batalla por "Ciudadano Kane" (Benjamin Ross, 1999)

Casi sesenta años después del estreno de Ciudadano Kane en 1941, la BBC y la HBO realizaron una pequeña coproducción para la televisión para contarnos la historia que hubo tras las cámaras de una de las mejores películas de la historia del cine.
La acción gira entorno, como ya hemos dicho, a la producción, rodaje y estreno de la película de Orson Welles, desde que este llegó a Hollywood después de haber triunfado en la tablas de Broadway hasta el estreno de su opera prima, y una película muy controvertida para su época, la controversia fue debida a la inspiración de Welles, Randoplh Hearst, el gran magnate y editor. Orson fue contratado sin tener ni idea de que película tenía que hacer, hasta que en un fiesta de Hearst y su amante, Marion Davies, descubre a esta pareja y la personalidad del editor, y decide convertir la vida real y bastante peculiar de este en un film, algo que le llevará más de un quebradero de cabeza.
Liev Schreiber se pone en la piel del gran cineasta, y lo hace con brillantez mostrándonos todos los sentimientos de Welles y como sufrió por su obra. A su lado hay todo un reparto de excepción, John Malkovich se convierte en el guionista Herman Mankiewicz, Patrick Cromwell es William Randolph Hearst y Melanie Griffith es la amante de Hearst, la actriz Marion Davies.
Se podría resumir como Making of de Ciudadano Kane, aunque sin la naturalidad que se puede esperar de un "como se hizo", aunque los actores, que no se parecen a los personajes reales, consiguen con su interpretación hacernos creer lo que estamos viendo, llegando a disfrutar de esta modesta producción como si de un bombazo de taquilla se tratara.
Los que se esperen disfrutar de una segunda parte de Ciudadano Kane, que se olviden de ello, ya que no lo es, sino que es una tv-movie con la calidad de la HBO y la BBC juntas, como todas las producciones de estas cadenas, pero no deja de ser nada más que algo como un documental dramatizado, sin voz en off.
Esta pequeña producción demuestra que con poco, si se hace bien, se puede lograr conseguir realizar un gran film, ya que sin efectos especiales ni grandes escenas de acción trepidante, tan solo con buenos actores interpretando un guión que nos cuenta una historia extraordinaria, hay suficiente.

Valoración 4/5