7.2.12

Paranormal Activity 3. El terror casero está de vuelta

Tras Paranormal Activity y Paranormal Activiy 2, llega a los cines esta tercera entrega de la ya famosa saga de terror casero. Cuando se estrenó Paranormal Activity en 2006, fue alabada por la mayoría de los fans del terror. Poco después, se estrenó una segunda entrega, que nos ofrecía un punto de vista diferente de la historia, desde la hermana de Katie, Kristi, y que cerraba completamente la historia. Ahora se estrena la tercera parte, que nos cuenta los orígenes del horror que envolvió a las hermanas Katie y Kristi Rey. La película nos traslada a su infancia, hacia finales de los años ochenta, cuando ambas eran aún unas niñas y los fantasmas entraron en sus vidas.
La película consigue ser la más dinámica de la saga. Se trata de la propuesta más elaborada, ya que nos lleva de viaje hasta finales de la década de los ochenta. Ariel Schulman y Henry Joost, directores de esta película, deciden mantener la estructura fílmica de las anteriores entregas, pero adaptándola a 1988, donde intervienen cámaras de VHS y monitores antiguos y el vestuario de los personajes, como el de Brian Boland y Lauren Bittner, quienes se benefician de su aparición ochentera para hacer una interpretación muy creíble. Esto nos afecta también generando un ambiente de tensión parecido al del primer filme provocado en gran parte porque las cámaras, colocadas por Daniel, no abarcan todos los ángulos de la casa, donde ocurren los fenómenos más extraños.
Con este punto de partida, la cinta reincide en algunos aspectos recurrentes de las dos cintas precedentes. Volvemos a estar ante una película donde lo que vemos en pantalla es un resumen de unas grabaciones encontradas. La excusa para que tengamos tanto material sobre la familia la pone el novio de la madre de Katie y Kristi, un hombre que trabaja realizando vídeos de bodas. Ante los primeros sucesos extraños, al joven no se le ocurrirá otra cosa que poner cámaras en los lugares más importantes de la casa para que registren lo que ocurre en cada momento.
Como en el segundo film funcionó el niño, aquí tenemos a las dos hermanas, cosa que ayuda a la hora de sensibilizar al público y a meterse en el papel, ya que siempre se ha dicho que los niños ven cosas que los adultos no, por tanto nos cuesta mas creer que los adultos han vivido o visto algo, que, que lo hagan los niños. En este film, por tanto podremos entender films anteriores, cosas como que las niñas siempre han estado acosadas por espíritus, y que siempre han estado rodeadas de parientes interesados en grabar todo lo que sucede a su alrededor. Pero con esta última película, vemos que se les acaba la saga, ya que no pueden retroceder más (¿o es que les sucedió algo antes de nacer?), si más no, para que pudiese existir una cuarta película debería ser planteada en un futuro más alejado o con otra familia
En definitiva, los directores Henry Hoost y Ariel Schulman repiten esquema, narrativa, aspectos formales, etc. No obstante, la fórmula funciona y hay que reconocer su eficacia. Paranormal Activity 3 se convierte en una cinta superior a sus predecesoras en la serie.

Valoración: 4/5