18.2.12

Un gran poder conlleva una gran película Reboot: El castigador (Jonathan Hensleigh, 2004)

Como todo el mundo sabe todos los súper-héroes tienen que tener algo especial, un martillo, poderes sobre-humanos, capacidades de animales o armas de última tecnología, pero ¿y si lo importante es preci-samente lo que no tiene? Como Frank Castle es un policía infiltrado que comete el error de llevar a la muerte a uno de los hijos del mafioso Howard Saint, cuya ofensa no quedará sin vengar, así que este no duda en hacer que lo maten junto a toda su familia, pero el logra sobrevivir convirtiéndose en el Castigador -Punisher en la versión original inglesa-, un hombre que no tiene nada, un hombre sin nada que perder.
En 2004 llegó a todo el mundo la segunda película, ya que la primera de la década de los ochenta estaba un poco olvidada, del antihéroe de Marvel, uno de los pocos súper-héroes que no tienen poderes, al igual que Batman, pero con la diferencia que este no tiene dinero, tan solo tiene mucha mala uva y gran creatividad para cargarse a los malos.
El film tal vez no está a la altura de otras películas de héroes de Marvel o DC Comics, pero cumple las expectativas, sobretodo gracias a las interpretaciones de los dos antagonistas, por un lado Thomas Jane como Punisher, y por el otro John Travolta como Howard Saint, siendo está una de las películas que le retornaron al Olimpo de Hollywood. Junto a ellos vemos a Roy Scheider, Will Patton, Ben Foster, James Carpinello o al antiguo luchar de la WWE Kevin Nash, que le dan un fondo artístico para que los dos anteriores puedan hacer todo el trabajo duro y aguantar la película.
Una película destacable, que entrará a formar parte del Hall of Fame, pero es destacable y bastante entretenida para los amantes de la acción, ya que a pesar de tardar un poco a que llegue, cuando lo hace, lo hace de la forma más espectacular posible, en la que el hombre con la calavera en el pecho logra que vibremos con todas y cada una de las explosiones y disparos que llenan este film.

Valoración: 3/5