19.4.12

Battleship. Espectáculo puro y duro

¿Queréis explosiones? ¿Queréis acción? ¿Queréis una amenaza alienígena? ¿Queréis chicas guapas y tíos macizos? Pues no lo dudéis id a ver Battleship, porque cumplirá todas vuestras expectativas. Si por el contrario queréis una historia y unos personajes creíbles, mejor que leáis un libro. Una historia en que los buenos son magnificos, los aliens son infinitas veces superiores a los humanos, y el final es el más happy end nunca realizado.
Alex Hooper, un tipo desastroso, después de problemas con la ley intentando robar un burrito para una chica, es arrastrado por su hermano a la Marina. Después de un tiempo es un excelente oficial y con una novia magnífica, pero su carácter lo lleva a crearse problemas, ya que la chica del burrito, ahora su novia, es la hija de su comandante, y se mete en problemas constantes. Pero cuando están a punto de echarlo por su comportamiento, unos extraños objetos voladores entran en la atmósfera, uno solo destruye Hong-Kong, mientras que los otros se estrellan en diversos lugares, uno de ellos cerca del navío donde trabaja Hooper. Será a partir de este momento que la rebeldía y la profesionalidad de Hooper se unirán para salvar el mundo.
Toda la película está pensada para el espectáculo, ya que solo ver el reparto ya se intuye que no es cine alternativo o de bajo coste, sino que con Taylor Kitsch, Liam Neeson, Riahanna y Brooklyn Decker, queda claro que estamos ante una superproducción. El protagonista, Kitsch, que está en racha, demuestra lo que vale en otro papel de tipo rebelde, que sabe lo que se hace, pero es rebelde.
Inspirado en el juego de Hundir la flota de Hasbro -si, aunque parezca mentira, se han basado en juego de mesa para crear un argumento-, el director de Hancock, Peter Berg, utiliza toda la artillería tecnológica para crear una situación de tensión constante, ya que no paran de pasar cosas, buenas o malas, que hacen que el público no tenga tiempo de pensar en lo que sucede, y viva, como uno de los protagonistas, la invasión alien.
En resumidas cuentas, estamos ante un Independence Day en que los protagonistas no son de las Fuerzas Aéreas, sino que son de la Armada, pero son, en definitiva, un grupo de militares norteamericanos que salvan el mundo. La gran duda que os dejaré en el aire es si alguno de los personajes dice: "tocado y hundido", porque tampoco seria de extrañar.

Valoración: 3,5/5