26.5.12

Ciclo Tintín: El templo del Sol (Eddie Lateste, 1969)

Havian pasado cinco años desde el último film de animación de Tintín, El asunto Tornasol, igual que del último protagonizado por Jean-Pierre Talbot, ambos sin tener un éxito excepcional. Los Estudios Hergé s'enfrentaban a un nuevo reto, convertir una de sus mayores aventuras, Las siete bolas de cristal y El templo del Sol, en una película de animación que tuviera el nivel de las aventuras en papel. Bob de Moor, que ya havia trabajado en la animación, jugó un importante papel en el trabajo gráfico, mientras que Hergé i los demás colaboradores trabajaron en l'adaptación de los cómics al formato cinematográfico. El reto residía en reunir dos volúmenes enteros, i de la calidad de los mencionados, en una sola película de poco más de una hora y cuarto, y lo lograron de forma destacable.
Los miembros de la expedición Sanders-Hardmuth en el Perú han vuelto de su largo viaje con un gran hallazgo, la momia del antiguo rey Inca, Rascar Capac, pero una maldición cae sobre un miembro tras otro de la expedición, sumergiéndolos en un sueño muy profundo. Cuando tan sólo el profesor Bergamota sigue consciente un gran rayo de luz fulmina la momia, haciéndola desaparecer ante los ojos de Tintín y sus amigos. Desgraciadamente, el Profesor Tornasol se pone el brazalete del inca y poco después desaparece dejando solo un rastro que los dirige directamente al Perú, donde Tintín, el Capitán Haddock y los Dupondt no dudarán en dirigirse para encontrar su amigo.
Esta es sin duda la que se puede considerar la primera película de animación digna de las aventuras de Tintín, tan sólo superada, quizás, por el primer film del año 1947 en stop-motion. A pesar de que la calidad de esta cinta es incuestionable, debemos tener en cuenta de que se trata de una película de hace casi cincuenta años, por tanto el estilo y la forma de hacer está un poco pasada de moda, pero exceptuando, como en el caso del filme Tintín y el lago de los tiburones, los momentos musicales, es un filme para los jóvenes de siete a setenta y siete años.
Este filme junto con el de 1972, Tintín en el lago de los tiburones, forman una excelente bilogía para complementar la extraordinaria serie de animación de principios de los años noventa. Sin duda una pieza imprescindible de cualquier colección de Tintín.

Valoración: 3,5/5