5.5.12

Ciclo Tintín: Tintín y el Toisón de Oro (Jean-Jacques Vierne, 1961)

Después de treinta años recogiendo éxitos, Tintín llega por primera vez al cine, y no de animación, sino con personajes reales, en este correcto filme que gustara a los seguidores del reportero, aunque no acabe de ser una aventura Tintín en el cien por ciento.Mientras Tintín y sus amigos disfrutan de un día de descanso en el Castillo del Molino, el Capitán Haddock recibe una carta del abogado de un viejo amigo, que le hace saber que acaba de heredar un barco, el Toisón de Oro. Pero cuando llegan a Estambul descubren que el barco es una zarandajas marina que apenas flota, sin embargo Haddock enseguida recibe varias ofertas extraorbitadas para comprar el barco. Ante esta sorpresa la pareja de amigos decide averiguar que se esconde detrás de este barco y un viaje que realizó años atrás.
El punto fuerte de esta película no es tanto el argumento, pero si la elección de los actores que interpretarán a los principales personajes, como en Tintín o el Capitán Haddock. Quizás, la más que evidente barba postiza del capitán no ayuda mucho Georges Wilson a hacer creíble el personaje, pero Jean-Pierre Talbot fue más que una correcta elección. Su caracterización como Tintín es casi perfecta, y le ha valido el título del Tintín de carne y hueso, ya que pese Jamie Bell también lo ha hecho, Talbot es el único que lo ha hecho con su propia cara. A pesar de poder ser un actor apropiado físicamente, a nivel artístico tiene ciertas limitaciones, haciendo que su único papel de ficción haya sido éste. Como ya he dicho el argumento no va más allá de las líneas ya trazadas, pero se el resto de elementos del filme que lo hacen creíble y hasta cierto punto digno de ser una aventura de Tintín, se la reproducción de momentos clásicos de los comics, como la pareja formada por Dupondt disfrazada con los trajes tradicionales griegos. Aun así la cinta está carente de los elementos que hacían de Tintín una historia adictiva y muy atractiva, como las escenas de acción. Elemento clave en las aventuras del reportero belga, aquí se convierten en lentes reproducciones o parodias del cómic, hasta el punto de hacerse pesadas y previsible.
Sin embargo, esta película debe ser conocida y vista por todos los seguidores de Tintín, aunque tiene muchos puntos débiles y, como su sucesora, no es nada del otro mundo, es la primera película que se hizo en torno al personaje.

Valoración: 2,5/5