30.5.12

¡Más madera!: Pistoleros de agua dulce (Norman Z. McLeod, 1931)

Después de las dos exitosas adaptaciones de sus obras teatrales, ambas siendo las películas más taquilleras de la Paramount en 1929 y 1930, los Hermanos Marx se encaraban a su mayor reto hasta entonces, presentar al público algo que siguiera teniendo su estilo pero que a la vez fuera completamente nuevo. Pistoleros de agua dulce -incomprensiblemente traducida del inglés Monkey Business- fue el salto definitivo al mundo de la gran pantalla. 
Este importante salto no significó el abandono de las tablas, ya que, por ejemplo, durante el mes de enero de 1931, los londinenses podían escoger entre ver a los hermanos en directo, porque estaban representado The Cocoanuts y Animal Crackers en el Palace Theatre, o verlos en el cine, durante las proyecciones de El conflicto de los Marx
A pesar de los acuerdos entre los hermanos y la Paramount para rodar esta tercera película, el contrato no se firmó hasta que estos regresaron de su triunfal estancia en la capital inglesa. Una vez en Estados Unidos los Marx, según estipulaba el contrato, se trasladaron a California, ya que la Paramount contaba con más medios para rodar las películas que en los pequeños estudios de Nueva York. 
Uno de los primeros obstáculos con los que chocó la producción fue el de las pausas entre los gags. En las dos anteriores películas estas pausas no se tuvieron en cuenta y, se dice, que la gente fue a verlas más de una vez porque las carcajadas tapaban el gag siguiente, así que en esta ocasión los realizadores quisieron y consiguieron establecer pausas en los diálogos para que al gente pudiera disfrutar enteramente con la película. 
En la bodega de un transatlántico viajan cuatro polizones escondidos en barriles de arenques, descubiertos por el primer oficial deben abandonar sus “camarotes” y esconderse del capitán por todo el barco. Por su parte Zeppo se enamora de Mary, la hija de un magnate vinculado con la mafia. Groucho establece una estrecha relación con Lucille, esposa menospreciada del gángster Alky Briggs, obsesionado por conseguir el apoyo del padre de Mary. Ambos, sin saber muy bien como, acaban siendo guardaespaldas de Briggs, mientras que Harpo y Chico lo son por el padre de Mary, Helton. Tras de intentar burlar los oficiales del barco para desembarcar, llegan a Nueva York, donde Joe Helton fiesta para presentar en sociedad a su hija Mary, y Briggs aprovecha para secuestrarla y exigir que Helton negocie con él. Mientras esta negociación se lleva a cabo, Groucho, Chico y Harpo van a salvar a la joven Mary, escondida en un granero, pero será Zeppo quien la libere, después de luchar épicamente con Briggs. 
El film, como ya hemos visto y veremos más adelante, es clásico de los Marx, abandonando los grandes números musicales de las dos películas anteriores, y los sustituye por dos momentos que siempre estarán presentes en sus películas, los solos de piano de Chico y de arpa de Harpo. Además, los extraordinarios gags hacen que el espectador no pare de reír en todo el film. Esta película tiene momentos épicos del humor como la evasión del barco después de hacerse pasar todos por el cantante Maurice Chevalier, el combate entre Zeppo y Briggs comentado por los otros hermanos como si un combate de boxeo se tratase, sin hablar de la peculiar forma de viajar de los Marx escondidos en barriles hablando de ellos como si de camarotes de primera clase se trataran.

Valoración: 4,5/5