16.6.12

No es nada personal. Parte III: Gangs of New York (Martin Scorsese, 2002)

A mitad del siglo XIX, Nueva York no es la ciudad que hoy conocemos, sino que es un puerto mercantil que día a día recibe inmigrantes de todos los lugares del mundo, que van creando ghettos. Entre los habitantes de esta gran ciudad, hay los que se autoproclaman "nativos", descendientes de los primeros colonos, es decir, hijos de migraciones anteriores. En esta esta ciudad la guerra de pandillas, o de bandas armadas, es el orden del día, y en 1846 dos importantes bandas, los "Nativos", los antes mencionados, y los "Conejos Muertos", en su mayoría inmigrantes irlandeses, se enfrentan en una temible batalla. A resultas de esta, el líder de los "Conejos Muertos", el Padre Vallon muere a manos de William Cutting, "Bill el Carnicero", líder de los "Nativos", pero Amsterdam, hijo de Vallon, a pesar de su juventud ve lo sucedido y decide vengarse.
Años más tarde y en plena Guerra Civil americana, en 1863, Amsterdam regresa a Nueva York para vengarse, pero descubrirá que los "Conejos Muertos" apenas existen y los antiguos aliados de su padre son ahora leales seguidores de Bill. A pesar de la ardua tarea que le espera para hacer resurgir la banda de su padre, Amsterdam también tendrá tiempo para enamorarse de una cortesana, Jenny Everdeane.
Tal vez no es la película más brillante de Scorsese, pero sin duda alguna sigue el mismo estilo y nivel que sus predecesoras. Tampoco estamos ante una obra de arte, pero el film que se nos presenta es de tal envergadura que es imposible no verlo. Una épica, tanto en el guión como en la escena, cuajan a la perfección con el barrio-bajismo típico en las películas de gángsters, y más en esta, ya que la zona en la que se desarrolla la acción era una de las más pobres de Nueva York durante todo el siglo XIX y gran parte del siglo XX.
Leonardo DiCaprio se convierte en un chico Scorsese, ya que después de este film realizó junto a Martin Scorsese El aviador, Infiltrados y Shutter Island, y a día de hoy preparan dos películas más. Scorsese logró que el joven actor que triunfó con Titanic y fracasó estrepitosamente con La playa, volviera al lugar donde le corresponde, ya que a raíz de este film DiCaprio se ha convertido en uno de los mejores actores del mundo y uno de los más solicitados de la última década.
A su lado, un increíble Daniel-Day Lewis, punto fuerte del film, interpreta a Bill el Carnicero del tal modo que cualquiera sentiría pavor frente a este figura alta, delgada y de mirada patriótica. Además el reparto lo completan Cameron Diaz, Jim Broadbent, John C. Reilly, Brendan Gleeson, Gary Lewis y Eddie Marsan, además de Liam Neeson que una vez más interpreta una figura paternal que acaba muriendo.
El film es bueno, casi perfecto, pero tampoco sorprende, pero para los aficionados al cine de mafiosos les servirá para descubrir la raíz o el origen de los ghettos y las luchas entre ellos que se han hecho famosas con el paso de los años en el cine de gángsters.

Valoración: 4,5/5