9.6.12

No es nada personal. Parte III: Una historia del Bronx (Robert De Niro, 1993)


Estamos en los años 60, Sonny (Chazz Palminteri) es un mafioso y jefe del barrio del Bronx. En la calle donde suele hacer sus trapicheos vive un chico llamado Calogero (Lillo Brancato). Este presencia un tiroteo en el que la policía atrapa a Sonny como sospechoso del crimen, sin embargo el chico testifica a su favor salvándole de ir a la cárcel. A partir de ese momento Sonny y el chico establecerán una relación y cada vez se irá introduciendo mas en el mundo del Hampa. Algo que no permitirá el padre del chico, Lorenzo Anello (Robert De Niro) un honrado conductor de autobús que no permitirá que su hijo se convierta en un mafioso. Calogero no tendrá más remedio que tomar una decisión sobre el camino que debe seguir.
Robert De Niro se estrena como director con esta película del género mafioso, y como suele ser habitual también es uno de los actores principales, esta vez sin embargo no encarnará al típico mafioso de los que nos tiene tan acostumbrado, sino a un humilde padre de familia que se gana la vida como conductor de autobuses (quizá sea para demostrar que puede hacer mas papeles diferentes). Eso sí, de vez en cuando se verá envuelto con uno de ellos, el mafioso Sonny, el capo del Bronx ya que el hijo de De Niro siente admiración por este hombre, y su padre Lorenzo intentará a toda costa alejarlo de ese mundo de crimen y corrupción. Las interpretaciones de estos dos con increíbles, De Niro da una sensación muy convincente de su personaje, las de un hombre obrero y creyente con diálogos concisos y brillantes, y Palminteri encaja perfectamente en el prototipo de mafioso italiano sin escrúpulos. El chico por su parte lo veremos en dos etapas: en la niño pequeño en la que siente gran admiración por Sonny, y cuando es un adolescente, formando su propia banda con sus colegas, el chico no lo hace nada mal y además tiene un parecido con De Niro, algo que le da mas credibilidad. En cuanto a la dirección, el estilo de De Niro está fuertemente influenciado por Scorsese, los ángulos de cámara, los planos, movimientos y la forma narrativa son muy parecidos. Y como no podía faltar en una peli de mafiosos es un cameo de Joe Pesci, sino esta él no es lo mismo, además juega un papel muy importante en la película.
En definitiva un buen film enfocado esta vez en el conflicto de una familia honrada contra la mafia, y el protagonista envuelto entre esos dos mundos, con un buen nivel de interpretación y con un estilo que recuerda a la gran conocida Uno de los nuestros, pero sin llegar al mismo nivel. No defraudará a los amantes del género. Totalmente recomendable.


Conversación entre Lorenzo y su hijo Calogero:

—Sonny tiene razón, los obreros son todos unos pringados...
—¡Se equivoca! ¡No hace falta valor para apretar un gatillo pero sí para madrugar cada día y vivir de tu trabajo! ¡Habría que ver a Sonny, entonces veríamos quién es más duro! ¡El obrero es el auténtico tipo duro, tu padre es el tipo duro!
—Pero todo el mundo le quiere igual que a ti en el autobús, es lo mismo...
—No, hijo, no es lo mismo. A Sonny no le quieren, le tienen miedo. Es muy distinto...

Valoración: 4,5/5