4.7.12

¡Más madera!: El hotel de los líos (William A. Seiter, 1938)

Como actor, o grupo de actores, los Marx tienen buenas películas, malas películas y, como se suelen mencionar, películas incomprendidas. Esta es una de ellas, mejor dicho, esta es la película incomprendida de los hermanos. Habían perdido, tempranamente a su guía, Irving Thalberg, estaban desilusionados con el mundo del cine, la productora con la que hasta entonces trabajaban, MGM con Louis Mayer a la cabeza, no quería saber nada ellos, todo llevaba a pensar que la carrera de Groucho, Harpo y Chico estaba agotada, pero la RKO no pensaba lo mismo. 
En 1938 se hizo con los derechos de la obra teatral, pagando 255.000 dólares, una excesiva suma para aquel entonces, para realizar la adaptación cinematográfica, así como una cuantiosa suma por los tres hermanos. Estos, desorientados tras la perdida de Thalberg, tras muchas dudas aceptaron con la única condición de que Morrie Ryskind, autor de Los cuatro cocos, El conflicto de los Marx y Una noche en la ópera, se encargara del guión. 
Gordon Miller y su compañía de teatro, desde hace algún tiempo, se hospedan en el hotel regentado por Joe Gribble, cuñado de Miller. No sucedería nada, si no debieran la extra orbitada suma de 1.200 dólares en gastos del hotel, superando el límite de crédito de 500. A pesar de ello, Gribble les tolera estos gastos con la esperanza de que la obra que ensayan desde hace semanas, ¡Salve!... Y usted lo pase bien, triunfe en el teatro, sanen la deuda y él perciba el diez por ciento de los beneficios, pero difícilmente triunfarán si no tienen dinero para llevar a cabo la representación. 
Christien Marlowe, una prometedora actriz miembro del reparto, consigue un capitalista para Miller, pero las cosas se complican cuando aparece en escena el señor Wagner, especialista en gestión hotelera, contratado por la dirección del hotel para que se ocupe de la situación. Al mismo tiempo, Leo Davis, el autor de la obra, llega al hotel con la esperanza de que le ayuden económicamente por serlo. Miller y sus ayudantes, Harry Binelli y Faker Englund, tendrán que aguantar en la habitación hasta que el capitalista llegue, a la vez manteniendo lo más lejos de ellos al señor Wagner, sin olvidar de dar de comer a todo el equipo de la obra, a su autor y a ellos mismos. 
La productora apostó muy fuerte por la película, ya que además de contratar a los Marx y a Morrie Ryskind, se hizo con los servicios de la famosa actriz Lucille Ball, antigua “chica Goldwyn”, para hacer más atractiva la cinta. Los grandes gastos en guión y reparto, fueron compensados en los escuetos escenarios, ya que casi todo el film transcurre en la habitación 920 del hotel Camino Blanco. 
La RKO arriesgó mucho con esta película, a pesar de la ser una buena obra, no estaba pensada para los Marx, todo el contenido cómico había sido pensado para otros. Tanto Ryskind como Groucho dudaban de que tuviera éxito, ya que además, tal como el primero dijo, la gente quería ver el humor de los Marx, no una buen película interpretada por los Marx. El resultado final fue que la RKO tuvo que asumir unas pérdidas de 340.000 dólares. 
A pesar de todo ello, El hotel del los líos no es una mala película, incluso es una excelente pieza cómica, pero en el contexto de la filmografía Marx, difiere un poco de su estilo, llevando a que los seguidores de los hermanos la consideren una obra menor.

Valoración: 4/5