18.7.12

¡Más madera!: Los Hermanos Marx en el Oeste (Edward Buzzell, 1940)

A raíz del éxito cosechado con Una tarde en el circo, a pesar de no ser abrumador y de la continua oposición de Louis Mayer, al que no le gustaban los hermanos, se llevó a cabo la producción Go West, la décima película de los hermanos, y la cuarta con el estudio MGM. Tal vez este film, es uno de los más afectados por el odio del productor, ya que el guión de Brecher, así como la dirección de Buzzell, si más que aceptables, no estuvieron al nivel de la calidad de las anteriores películas de los Hermanos Marx. 
A pesar de estos defectos, y de la ausencia del contrapunto de Groucho, Margaret Dumont, y de villanos como Siegfried Rumann, el film nos ha dejado brillantes escenas cómicas, por ejemplo, la escena inicial en la estación, donde Groucho es timado por Chico y Harpo, o la culminación en un tren sistemáticamente desmantelado para conseguir leña con que alimentar a la locomotora, donde Groucho acuña una de las frases más conocidas de las películas de los Marx, y que da, en parte título a este libro: “¡Más madera, es la guerra!”. 
S. Quentin Quale es uno de los muchos hombres del Este que desean hacer fortuna en el Oeste. En la estación del ferrocarril se dirige a dos tipos con pinta de despistados, Joe Penello y su hermano Rusty para conseguir los diez dólares que le faltan para comprar el billete, aunque lo único que consigue es verse despojado de unos cuantos dólares. 
Ya en el Oeste, Rusty y Joe se dedican a buscar oro en la Cañada del Muerto, una zona desértica que la compañía ferroviaria desea comprar. Con ellos está el propietario, el viejo Dan Wilson, a quien han prestado diez dólares. Como garantía éste les da la escritura del terreno. 
Terry Turner visita a su novia Eve Wilson, nieta del viejo minero, para comunicarle que el ferrocarril está interesado en comprar la cañada. Pero John Beecher y su cómplice Red Baxter, el dueño del saloon, quieren robarle la propiedad a Wilson. Mientras tanto Rusty y Joe firman un pagaré en el reverso de la escritura, que acaba en la caja fuerte de Baxter. El trío formado por Quale, Joe y Rusty deberán recuperarlo para que Terry pueda venderlo y así casarse con su amada Eve. 
La reticencia de Louis B. Mayer no fue suficiente para detener el tren de los Marx, estos salieron airosos de su paseo por el Oeste. El público se divirtió y, a pesar de algunas críticas adversas, o, por lo menos, no muy elogiosas, Los Hermanos Marx en el Oeste obtuvo el suficiente éxito como para que el estudio empezase a preparar su siguiente y, oficialmente, última producción: Tienda de locos.

Valoración: 3,5/5