4.8.12

En ocasiones tengo miedo: El exorcista (William Friedkin, 1973)

Regan (Linda Blair) es una niña que es poseída por el diablo. Recluida en la habitación de su casa y sin nadie más a quien poder acudir, la familia necesitará la ayuda de un exorcista que luche para liberar a la joven de los demonios que se han apoderado de ella. Si el objetivo de las películas de terror es que salgamos con mal cuerpo, considero que el presente film cumple a la perfección con ésta finalidad. William Fredelink, lleva a la gran pantalla una novela, basada en hechos reales, sin caer en el exhibicionismo gratuito. La película nos ofrece una explicación correcta de lo que es una posesión y de lo que es un exorcismo.
No se limita a ser una película que nos dé sustos sin más, si no que nos introduce poco a poco en la vida de esta niña. Desde el primer momento capta nuestra atención; la historia, los personajes, la tensión,…es indescriptible el impacto que tuvo El exorcista en su tiempo. Si uno considera la época del film, podemos comprobar que nos hace sentir que el mal se encuentra entre nosotros y que puede violentar nuestros hogares, por eso funciona como film de horror psicológico. El exorcista, tiene ese halo que te hace sentir que estas tentando al mismísimo diablo simplemente con verla, es mucho más que una película; en ella hay mucho más, seguro que aquellos que la habéis visto, lo habéis podido comprobar. Podemos asegurar que es una de las precursoras del cine de terror, ninguno de los filmes posteriores ha alcanzado el grado de impacto cultural que obtuvo en su momento El exorcista. Es la obra maestra del cine de terror de la época y una de nuestras imprescindibles.

Valoración: 4/5