22.8.12

Mezclado, no agitado: Desde Rusia con amor (Terence Young, 1963)

Tras un éxito sin precedentes de Agente 007 contra el Dr. No, los creadores de la serie cinematográfica de James Bond emprendieron la segunda entrega de las aventuras del espía más famoso del mundo. En esta ocasión, y en plena Guerra Fría, optaron por un relato un poco arriesgado pero que podía entenderse como signo de paz entre Occidente (representado por el Reino Unido) y la URSS, Desde Rusia con amor, que, como curiosidad, el presidente John F. Kennedy lo nombró uno de sus diez libros favoritos. En esta ocasión James Bond es enviado a Turquía donde una desertora rusa, Tatiana Romanova, le ayudará a robar la máquina descodificadora Lektor, una valiosa propiedad de los soviéticos. Lo que no sabe ninguno de los dos es que tras esta sencilla operación esta SPECTRA, organización criminal dirigida por Ernst Stavro Blofeld -que aparece por primera vez, bueno solo vemos su mano y su gato-,que pretende hacerse con la máquina matar a Bond y a Tatiana, y desencadenar el caos.
Por segunda vez, Sean Connery se enfunda el esmoquin de James Bond, definiendo un poco más el carácter tanto del personaje como de la serie. Junto a él sigue Bernard Lee en el papel de M, pero para esta ocasión, debido al aumento de presupuesto, se recurrió a actores de mayor caché que en la anterior. En esta cinta aparecen actores como Pedro Armendariz como Karim Bey, la chica Bond es Daniela Bianchi, y el enemigo principal, Red Grant, es interpretado por el gran actor británico Robert Shaw. Finalmente, pero no menos importante, hay la incorporación de Desmond Llewelyn como el nuevo Q, ya que el primer actor no estava disponible. Sin duda alguna el personaje de Q, aquí modesto y casi sin definir, y la vinculación con Llewelyn, que lo interpretó en diecinueve ocasiones, hace de este uno de los personajes más importantes de la serie Bond, incluso más que el propio Bond.
Para algunos "puristas" este film es el último en que Bond aparece como en los libros, ya que a partir de este momento los gadgets y las escenas de acción crecen en cantidad marcando las características de la serie cinematográfica y alejándose de las novelas. Pero, ¿que sería James Bond sin los gadgets y las réplicas del simpático Q?
Mientras que la entrega anterior es importante por ser la primera, esta es remarcable por ser la que nos marca los parámetros principales de la serie, además de ser mucho más espectacular la primera, sobretodo por temas de presupuesto. En mi opinión, esta es la mejor película de Bond-Connery, por todos sus elementos, y la importancia que se le empieza a dar a los personajes cotidianos de Bond como M, Q o Moneypenny.

Valoración: 4/5