31.8.12

Recomendación de la semana: Kung Fu Panda (Mark Osborne & John Stevenson, 2008)

Po es un panda gordinflón que vive tranquilo con su padre, un pato llamado señor Ping, y ambos se encargan de un restaurante especializado en fideos, cuyo ingrediente especial los hace los mejores del valle. El Templo del Dragón preside el valle desde lo alto de una montaña, en él, el maestro Shifu, un panda rojo, y los cinco furiosos, Tigresa, Mantis, Mono, Víbora y Grulla, los mejores luchadores de kung fu de toda China. Junto a ellos el venerable maestro Oogway, una tortuga, les anuncia que es el momento de escoger el Guerrero del Dragón, que podrá leer el Pergamino Sagrado y conocer los mayores secretos del Kung Fu, algo que Po no quiere perderse. Tras superar los muros del templo con silla a reacción, Po cae ante el dedo de Oogway, siendo elegido Guerrero del Dragón. En un principio Shifu y los demás no quieren saber nada de él incluso le presionan para que abandone, pero la fuga del malvado Tai Lung, cambiará las cosas por senderos que ni el sabio Oogway conoce.
Como siempre, para las grandes producciones animadas de Dreamworks se recurre a conocidos actores, y en esta ocasión el reparto de doblaje es más que impresionante. Jack Black es Po, un personaje a su medida, junto a él tenemos a Angelina Jolie (Tigresa), Dustin Hoffman (Shifu), Ian McShane (Tia Lung), Jackie Chan (Mono), Lucy Liu (Víbora), Seth Rogen (Mantis), David Cross (Grulla), Randall Duk Kim (Oogway), y James Hong (Señor Ping), además de grandes actores para papeles mucho más secundarios, como Michael Clark Duncan, Wayne Knight y Dan Fogler.
En la versión española, se ha buscado un actor de doblaje que encajará en el papel de Po, y Florentino Fernández es el más adecuado, tanto por el físico, como la gracia que aporta al personaje, ya que hoy sería imposible imaginarse a Po sin la voz y los chascarrillos de Flo.
Una vez más los animadores de Dreamworks han sorprendido al mundo, después del éxito de Shrek, han creado una saga mucho más perdurable, ya que a pesar de ser animales animados, la frescura en cuanto al argumento, la técnica y los personajes es irreprochable, y si la tratan con cariño, Kung Fu Panda nos puede dar muchos años de diversión.
Una película claramente dirigida a los pequeños de la casa, pero que gustará tanto a los mayores que no dudarán en motivar a sus hijos para que la vean, y así poder disfrutar de esta maravillosa historia llena de acción, risas y mucho, pero que mucho, kung fu.

Valoración: 6/5