14.8.12

The Amazing Spider-Man, el comienzo otra vez de nuevo

La actual productora poseedora de los derechos de Spider-Man, Columbia, tan solo a esperado cinco años para relanzar la franquicia que tantos beneficios le ha cosechado. La trilogía creada entre 2002 y 2007 y protagonizada por Tobey Maguire, ha sido rápidamente sustituida aprovechando el tirón que últimamente tienen los súper héroes.
Peter Parker es un don nadie, no destaca en nada, y sin sus padres, que lo dejaron con sus tíos y murieron en un misterioso accidente, se siente perdido. Pero un día descubre una cartera con unos misteriosos documentos. Para saber de se trata tiene que hablar con un antiguo amigo de su padre, el Dr. Curt Connors, un especialista en genética entre especies, pero mientras que está en su laboratorio una araña le pica dándole misteriosas habilidades. Por su parte el propio doctor, ante la amenaza de que le cancelen su investigación, decide probar sus propias investigaciones en él, pero un error de cálculos lo convierte en un ser terrorífico medio humano medio lagarto.
Una vez más los actores escogidos para interpretar personajes adolescentes rozan la treintena o, como mínimo, superan la veintena, como es el caso de Andrew Garfield y Emma Stone, que son Peter Parker y Gwen Stacy, ya que en esta ocasión se ha optado por la primera novia de Peter, la joven, bella y rubia hija del jefe de policía.
En esta ocasión el malvado del film es Lagarto, interpretado por Rhys Ifans, que a pesar de bordar el papel de Curt Connors, uno de los grandes ausentes de la primera trilogía como protagonista, le da un toque demasiado shakespeariano. Además de estos actores, el reparto cuenta con Martin Sheen y Sally Field como el tío Ben y la tía May, que, gracias a los guionistas, no han repetido hasta la saciedad la frase: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad".
Los dos principales inconvenientes que presenta el film no son ni argumentales ni técnicos, sino que, por decirlo de algún modo, son de calendario. Con tan pocos años respecto a la primera trilogía, es normal que mientras vemos esta no hagamos más que pensar en las anteriores, sin saber muy bien cual es mejor o si son diferentes en algo. Por otro lado, el año escogido para el estreno no ha sido el más apropiado, ya que el brillante final de El caballero oscuro y el apoteósico film de Los Vengadores, ha dejado esta versión de Spider-Man en un segundo plano.
A pesar de ello cabe decir que los avances técnicos así como una mejor interpretación del cómic y la historia original hace de esta película un mejor comienzo para una trilogía que el film de 2002, pero sera mejor que guardemos cierta distancia de seguridad hasta ver que nos muestra la segunda parte.

Valoración: 4/5