24.10.12

Mezclado, no agitado: Moonraker (Lewis Gilbert, 1979)

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, o que los errores nos aportan experiencia, pues Cubby Broccoli y su equipo parece que nunca lo habían oído. A pesar de los desastres del principio de la década de los setenta, y la recuperación con La espía que me amó, la producción y los guionistas prefirieron ir por otro camino. 
Aprovechando el éxito que había logrado George Lucas con La Guerra de las Galaxias, se quiso enviar a James Bond al espacio. Sólo para sus ojos, originalmente el proyecto décimo primero, fue pospuesta en favor de Moonraker, una película, como el propio productor afirmó, en la que el público vería cada céntimo de su presupuesto -unos 30 millones de dólares, el doble de la anterior entrega- en la pantalla. 
A pesar de este excesivo gasto, la película no era más que una historia más bien floja, en que se recurría de nuevo al chiste fácil y absurdo, se ridiculizó un villano como Tiburón, envuelta en una superproducción de efectos especiales. Eso sí, que le valió un Oscar en esa categoría. 
La nave espacial Moonraker ha desaparecido, y el único que puede tener la solución es su creador, el multimillonario Hugo Drax. James Bond viaja a California donde descubre que el propio Drax ha secuestrado su nave para unos fines desconocidos. Siguiendo las pistas de una de las empleadas del villano, Bond viaja a Venecia y después a Rio de Janeiro, y con la ayuda de la agente de la CIA, Holly Goodhead, descubre que Drax esta creando un gas letal cuyo único fin puede ser exterminar a la humanidad. 
Lois Chiles, Corinne Cléry, y Michael Lonsdale, se unen a Roger Moore, Bernard Lee, Lois Maxwell, Desmond Llewelyn y Richard Kiel, para actuar bajo las órdenes de Lewis Gilbert, quien parecía haber conseguido sacar del atolladero la saga, para volver a hacer un humor fuera de lugar, así como una sobreactuación constante que decepciona a la gran mayoría del público. 
A pesar del gasto, de la recuperación de un personaje como Tiburón y la participación de un actor de la talla de Michael Lonsdale en el papel de Hugo Drax, la película no es nada del otro mundo, a pesar de que público y crítica estuvieron de acuerdo en darle su visto bueno, los seguidores de la saga se vieron insultados por esta recaída en las viejas costumbres, y Cubby Broccoli prometió al buen camino en la siguiente entrega.

Valoración: 3/5