13.10.12

Piratas del Caribe: En el fin del mundo (Gore Verbinski, 2007)

El Capitán Jack Sparrow al final de la anterior película ha caído en las garras de Davy Jones y de su temible Kraken. Pero Elizabeth, Will, Gibbs, Pintel, Ragetti, Cotton y Marty pretenden salvarlo de su destierro maldito con la ayuda de Tia Dalma, pero necesitan a un capitán que ya haya viajado hasta los confines del mundo, y ese solo puede ser el Capitán Héctor Barbosa. La Asamblea de Hermanos pronto se debe reunir, y para ello es necesario reunir los nueve Señores de la Piratería, con sus respectivos reales de a ocho. Por su parte, Lord Cutler Beckett sigue con su cacería de piratas, y ahora que controla a Davy Jones, tan solo le queda destruir a los piratas, y por ello desea conocer donde se reunirán para atacarlos en su madriguera y acabar con ellos de una vez por todas.
El argumento de esta tercera entrega es la continuación de la segunda, ya que el final completamente abierto de El cofre del hombre muerto, auguraba que esto no se acabaría con la muerte del simpático Jack. Sin duda la espectacularidad de la trilogía ha ido in crescendo desde la primera entrega, y su final apoteósico hace que el conjunto sea magnífico, pero argumentalmente esta tercera entrega tan solo nos aporta el final, no hay nada nuevo, no hay ninguna sorpresa, ni ningún giro de guión que las dos otras entregas no nos haya hecho prever. Pero la magnífica factura técnica, como unos efectos especiales muy depurados hacen que este film pase por delante de los ojos de los espectadores dándoles el mismo placer que La maldición de la Perla Negra o El cofre del hombre muerto. Gore Verbinski ha sabido hacer una trilogía que ha cautivado a grandes y pequeños, que es espectacular al mismo tiempo que tiene una excelente historia, y eso se notó cuando Rob Marshall tomó el testigo para empezar una segunda trilogía de piratas, con un resultado no tan positivo y evidentemente más lento.
Al reparto protagonista y al de la anterior entrega tan solo se une un actor, Chow Yun-Fat para interpretar al Señor del Mar de la China, el malvado capitán Sao Feng. Incluso hay un actor que es re-aprovechado e interpreta a dos secundarios, por una parte repite como un miembro de la tripulación de Davy Jones que se caracteriza por perder la cabeza a menudo, y como segundo de Sao Feng, el marinero Tai Huang. Esto en cuanto a los papeles protagonistas, pero una trilogía del nivel que había tenido Piratas del Caribe no podía acabar sin un cameo que todo el mundo recordara. Uno de los papeles que es brevemente introducido al final del film es el del Capitán Teague, el padre de Jack Sparrow, interpretado por una de sus majestades satánicas, Keith Richards.
Un broche de oro para la trilogía, que tras cuatro años de sables, barcos y banderas con calaveras y huesos cruzados, nos deja ese sabor de boca que nos dice: "Quiero más... Quiero más". Algo que al salir de la sala quedó claro que sucederia, tal y como hemos podido disfrutar de En mareas misteriosas.

Valoración: 5/5