26.10.12

Rock of Ages: El desperdicio de un buen reparto

Rock of Ages (La era del Rock) está inspirado en la obra musical homónima de Broadway, y está dirigida por Adam Shankman el mismo que dirigió Hairspray. La trama de la película gira entorno a la relación que surge entre Sherrie (interpretada por Julianne Hough), una chica de un pequeño pueblo, y Drew un chico de ciudad (interpretado por Diego Boneta) un chico al que conoce en el bar donde entra a trabajar, el Sunset Strip. El amor por la música y en especial por el rock'n roll, será su nexo de unión, lo que da pie a la película para hacer un film musical basado en canciones de Poison Def Leppard, Joan Jett, Journey, Foreigner o Bon Jovi. Uno de los ganchos del film, Tom Cruise, es el personaje de un viejo rockero venido a menos, que esta un poco “achacoso” debido a sus momentos de desfase y excesos propios de los 80’s. 
El film tiene un reparto un poco desigual, por una parte cuenta con Tom Cruise, Alec Baldwin, Catherine Zeta-Jones, Malin Akerman, Russell Brand, y Paul Giamatti, mientras que por el otro también colaboran actores completamente desconocidos como los protagonistas, Julianne Hough y Diego Boneta. Personalmente la película no me ha gustado en absoluto, pero puedo decir algunas cosas buenas del film, aunque la verdad puedo decir muchas cosas más negativas. 
Positivas: la interpretación de Tom Cruise, es asombrosa, no porque su personaje sea profundo, transmita, o sea interesante, sino porque el espectador ve como Cruise se deja la piel en las escenas musicales, te lo puedes creer o no, pero la verdad es que como mínimo se nota el gran esfuerzo que hace en intentar hacerlo bien. 
Negativas: la trama es un chiste, es decir, chica de pueblo se enamora de chico de ciudad, y toda su relación se basa en canciones del rock. Siento decirlo pero Grease, es más interesante y más original. En este film Catherine Zeta-Jones esta absolutamente desperdiciada, como se puede dar un personaje tan soso y tan poco creíble, a una actriz que ¡protagonizó el film Chicago!, y que además lo hizo tan bien. Toda esa fuerza, esa interpretación magistral, y esa intensidad en la música, en este film se pierde entre el recato y el puritanismo de su personaje. 
El resultado es una película bastante ridícula que produce vergüenza ajena al espectador y que solo se puede llegar a salvar por la música, y el intento de algunos actores en hacer creíbles sus personajes, avisando que algunos lo consiguen y otros muchos no. Solo recomiendo este film por las canciones, y la música, pues puede resulta interesante escuchar y ver como se representa canciones míticas de los años 80, aunque a la vez también puede ser un poco insultante.

Valoración: 1,5/5