16.10.12

Sin frenos, o Joseph Gordon-Levitt en racha

Este hombre está que no para, si contamos este film y el que se estrena dentro de poco, Looper, y la no tan lejana Lincoln, Joseph Gordon-Levitt lleva cuatro estrenos en un solo año. Es uno de los chicos de Christopher Nolan, participando en Origen y siendo Robin en la última entrega de Batman. En esta ocasión, en una película mucho más modesta que las demás, Gordon-Levitt es Wilee, uno de los centenares de mensajeros en bicicleta que corren a toda velocidad y sin frenos de punta a punta de la ciudad de Nueva York. Vive tranquilo, es bueno en su trabajo, y puede mantenerse con lo que gana, además tiene una novia que lo entiende, también es mensajera, pero todo se tuerce cuando un encargo le lleva a cruzarse en el camino del inspector de policía corrupto Bobby Monday. Un simple envío, hace que tope con la policía en más de una ocasión, sin tener en cuenta al inspector que parece haberse vuelto loco por un sobre sin importancia, y la mafia china de Nueva York.
Un argumento sencillo pero efectivo, da como resultado una cinta simple pero entretenida que puede hacer pasar un buen rato, la película es breve, apenas noventa minutos, con un ritmo trepidante marcado sobretodo por la multitud de escenas de acción sobre ruedas que llenan la película. Cabe decir que sin estas escenas, el film seria más bien una porquería, pero entre esto y el brillante papel que hace Gordon-Levitt, la película resulta sobretodo sorprendente por la poca expectación y propaganda que se ha hecho sobre ella.
Además, el director, David Koepp, guionista de Misión Imposible (1996), Spider-Man (2002) y Ángeles y demonios (2009), se pone tras las cámaras para llevar a cabo un brillante trabajo creativo, por ejemplo, justo antes de cada escena de acción, hay unos segundos en que el protagonista piensa que camino seguir como hacerlo, algo que le aporta cierto aire de película de acción. Un montaje bastante acertado, ya que al estilo de Crónica de muerte anunciada, media película va hacia atrás en el tiempo contando los detalles de como ha llegado el protagonista a su peculiar situación.
Junto a Gordon-Levitt, encontramos un reparto más bien desconocido o secundario de otras películas, Dania Ramirez, Sean Kennedy, Kym Perfetto, Anthony Chisholm, Wolé Parks, Aasif Mandvi, además de Michael Shannon (Pearl Harbor, Boardwalk Empire), borda su papel de policía corrupto medio loco que hará cualquier cosa para lograr salir de donde se ha metido.
Una buena elección para una tarde de sábado, sorprendente, espectacular y sencilla, sin necesidad de pensar para disfrutar de cine. Nada del otro mundo, pero suficiente para entretener.

Valoración: 3,5/5