11.10.12

Total Recall: La revisión de una película de culto

22 años después de que Arnold Schwarzenegger salvara la colonia de mutantes de Marte en Desafío total (Paul Verhoeven, 1990), su personaje, Doug Quaid, vuelve a la gran pantalla en una revisión de una de las películas más sorprendentes de la ciencia ficción de los noventa.
En un futuro posterior a una guerra mundial atómica, las dos únicas zonas habitables del planeta son la UFB, United Federation of Britain, (algo parecido a la actual Europa) y la Colonia (situada en Australia), donde vive Douglas Quaid con su mujer, Lori, cada día va a trabajar en una fábrica de robots policias en la UFB, cruzando en transporte público el núcleo terráqueo. Un día ve la publicidad de Rekall, un método que implanta recuerdos en el cerebro como si los hubieras vivido, y en su rutinaria y aburrida vida, Doug no resiste la tentación de probarlo, pero justo en el momento del proceso de implantación algo sale mal, y se convierte en un hombre buscado. Pero, ¿esta viviendo la realidad o viviendo el recuerdo que se le ha implantado en el cerebro? ¿y si le gusta más esta vida que la original?
La nueva versión es, a priori, más espectacular, gracias a los efectos especiales dando lugar a un mundo sin ningún tipo de límite. Otro de los puntos a favor de esta versión es que la duda entre si es realidad o recuerdo, es real, mientras que en la versión de 1990 al final no hay duda alguna sobre que sucede en realidad. Uno de los principales cambios que vemos en este film respecto a la primera versión, es que la Colonia no es Marte y no está habitada por mutantes, sino que la colonia es una zona más pobre de la tierra en que sus habitantes son tratados como de segunda clase. Algo más parecido a la realidad del mundo colonial que vivimos entre los siglos XV y principios del XX.
La principal pega es que es algo que ya hemos visto, y por mucho que se mejore, siempre será un remake. Además, la película de Schwarzenegger tiene una gran dosis de nostalgia que hace que le perdonemos todos los errores, y que la consideremos mejor por como nos marcó hará veinte años.
El reparto busca cambiar el concepto que se tiene de la cinta original, con actores más serios que el gigante austríaco, Colin Farrell se convierte en Doug Quaid más presionado por sus perseguidores, y con muchas menos ayudas, pero carece de, lo que podríamos llamar, la magia "schwarzeneggeriana". En esta ocasión su mujer, Lori, es interpretada por Kate Beckinsale, y Jessica Biel es Melina. Uno de los personajes más conseguidos es el de Bryan Cranston, que hace de Governador Cohaagen. Un reparto de lujo, para una película muy espectacular.
Todos estos actores están bajo la dirección de Len Wiseman, responsable de la saga Underworld, y del regreso de John McClane en La Jungla 4.0, además de ser la pareja de Beckinsale. El guión original ha sido adaptado por Kurt Wimmer, Mark Bomback.
La película es muy atractiva, y una excelente opción para disfrutar de una tarde de cine, pero al ser un remake (parecido pero muy distinto al original) siempre sera una versión de la peli de los noventa, además la presencia de Schwarzenegger en una película, por muy mala que sea su interpretación, es insustituible.

Valoración: 3,5/5