28.11.12

Mezclado, no agitado: Licencia para matar (John Glen, 1989)

Tras The Living Daylights, Michael G. Wilson persuadió a Albert Broccoli para plantear importantes cambios en la nueva entrega. Tras 15 películas en la saga, repletas de villanos megalómanos y de perversos planes de la Unión Soviética (en ese momento iniciando ya su desintegración), era necesario cambiar de escenario y propuesta. 
Así pues, la base argumental del guión que escribieron Wilson y Richard Maibaum, se centró en la enorme escalada que estaba experimentando el narcotráfico a nivel mundial. La inestabilidad creciente en Colombia, Bolivia, y otros países productores, iba en aumento y ya eran muchos los criminales que florecían gracias al provechoso negocio del tráfico de drogas hacia Estados Unidos y Europa. 
Tenían ante ellos la posibilidad de dar vida a un nuevo tipo de villano en la saga. Uno que no tratará de dominar el mundo, con un plan de ciencia ficción, sino desde el lucro imparable que le puede producir imponerse en el negocio del narcotráfico a escala global. 
De esta idea surge Franz Sánchez. En mi opinión, uno de los mejores villanos de la saga Bond. Interpretado magníficamente por Robert Davi, Sánchez es un narcotraficante colombiano que controla todo un imperio que abarca el continente americano de norte a sur. Sin embargo, él suele vivir al sur de la frontera, entendida como el límite entre los Estados Unidos y el territorio latinoamericano. Afincado en un paraíso fiscal ficticio llamado Isthmus, controla el mercado de la cocaína a gran escala y planea extender sus dominios al incipiente mercado asiático. 
"Plomo o plata, bala o pasta". Esta afirmación resume bien cual es la ley que Sánchez ha impuesto al sur de la frontera. Quien no está con él, pronto recibe el despido. 
Pero cuando sus hombres violan y asesinan a Della Leiter y dejan en estado grave a Félix (ahora agente de la DEA), despiertan la atención del hombre equivocado. James Bond hace su aparición desatando una ola de venganza que busca destruir a Sánchez desde dentro de su propia organización. 
Así pues, Licencia para Matar nos plantea dos grandes giros argumentales que la diferencian de sus precedentes. Por un lado, tenemos un villano que aporta una personalidad diferente y supone una amenaza completamente opuesta a las conocidas hasta ahora en la franquicia. Y, en segundo término, nos encontramos ante un libreto que nos muestra a Bond actuando por iniciativa propia, al margen de las órdenes del MI-6. Está guiado sólo por su propia furia vengativa, alimentada tras la tragedia ocurrida entorno a su gran amigo, Félix Leiter. 
Así pues, Timothy Dalton nos ofrece una nueva perspectiva de la personalidad de Bond, que incluso le asemeja a grandes mitos del cine de acción como Charles Bronson. Pero todo ello, dentro de un film de 007, es innovador y sorprendente. Cuando su licencia para matar es revocada por el propio M, entramos en un territorio totalmente nuevo en el que Bond deberá manejarse sin el apoyo oficial del Gobierno Británico. Una lucha en la que Bond encontrará sorprendentes aliados. Al mismo tiempo, deberá hacer frente al mismísimo MI-6, que intentará pararle, interrumpiendo así la caza de su más mortal enemigo. 
Aunque la película no fue el éxito que se esperaba y muchos la criticaron por ser demasiado irreverente con el canon Bond (Londres sólo aparece unos segundos en una escena de situación), soy de la opinión que se trata de uno de los films más interesantes de toda la saga. Aporta multitud de situaciones nuevas e incorpora a buenos personajes en esta orgía de violencia que Bond desata en el Caribe. 
John Glen vuelve a demostrar su flexibilidad para adaptarse a un nuevo tipo de relato en su última película como director de la franquicia. Y, en cuanto a las Bond girls, decir que Carey Lowell y Talisa Soto son dos de las mejores y más bellas actrices de la saga. Un plantel sensacional que incorpora a un jovencísimo Benicio del Toro. Además, tenemos a un Q (Desmond Llewellyn) en estado de gracia, qué más se puede pedir. 
Y por si fuera poco, Gladys Knight escribió e interpretó un tema principal espléndido que encaja a las mil maravillas con el tono narrativo que propone la película. Una cinta incomprendida pero que, afortunadamente, se ha ido revalorizando con el tiempo.

Valoración: 4/5