5.11.12

Recuerden, recuerden… V de Vendetta (2006)



"Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre. Conspiración, pólvora y traición. No veo la demora y siempre es la hora de evocarla sin dilación".

Y es que hace mucho tiempo un cinco de noviembre pudo haber cambiado la historia, cuando en 1605 un hombre llamado Guy Fawkes conspiró contra el reino de Inglaterra, su intención destruir el parlamento con explosivos para terminar con las persecuciones religiosas. No lo consiguió y fue ejecutado, pero su idea no cayó en olvido y se convirtió en un símbolo,  un símbolo en el que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras, son metas alcanzables. 

En un futuro no muy lejano, Gran Bretaña se ha convertido en un país totalitario y fascista, dirigido con mano de hierro por un tirano ultraconservador, el líder Adam Sutler (John Hurt). Tiene al pueblo sometido a base del miedo y la opresión. Una noche, tras el toque de queda, una joven llamada Evey Hammond (Natalie Portman) es rescatada en plena calle por un misterioso hombre enmascarado que se hace nombrar  V (Hugo Weaving). Un extraño personaje con un único fin, vengarse y alzar una revolución para que el pueblo derroque a su gobernante. Y  qué mejor que hacerlo un día tan señalado como el 5 de noviembre.

Venganza es lo que caracteriza a nuestro héroe (o villano según lo vea uno), un hombre atormentado por su pasado, un hombre que busca venganza contra aquellos que le hicieron así, oculta su rostro bajo una máscara de Guy Fawkes, con una gran fuerza y habilidad para el combate, además de una sobrada inteligencia. Hugo Weaving es el encargado de interpretar a nuestro enmascarado, que por cierto nunca le veremos el rostro por lo que no sabremos su aspecto físico, un actor escondido en un disfraz del que solo reconoceremos su voz, en versión original, es de aplaudir el mérito de Hugo por el echo de atreverse con un papel del que su rostro y figura no saldrán en pantalla. Y es que esta película comparte buenos actores, Natalie Portman hace un gran papel como Evey, aprenderá a ver el mundo tal y como lo ve V, del que mantendrán una relación especial, la evolución del personaje desde el principio hasta al final de la película es asombrosa.  Y no es la única, John Hurt interpreta al líder del partido Adam Sutler, con una semblanza a Adolf Hitler y al estilo fascista del partido Nazi, su poder se va desmoronando conforme avanza la película y eso se nota en su rostro, mucho más cansado y alterado. La historia de la película es una adaptación de la novela gráfica V for Vendetta de Alan Moore. Aunque no cuenta con el consentimiento de este último esta dirigida por James McTeigue y escrita por los hermanos Wachowski, los creadores de Matrix. Todo está rodado de una manera ágil y vertiginosa, sus momentos de acción ayudan a que el nivel no decaiga y se mantenga firme a su propósito, tiene que impactar, tiene que llegar al espectador, tiene que hacerle sentir formar parte de ello, puede que no lo consiga todo y que algunas cosas estén forzadas para darle mas sentido a la trama, pero sin embargo mantiene la cohesión sin llegar a estropear el guion, y eso es algo importante. Podría haber sido más atrevida sin duda, pero podría ser más mala de lo que es, algo fácil hoy en día en la industria del cine. Pocas películas hay que tengan un mensaje tan claro como el de V de Vendetta.


Sin duda una gran película reivindicativa con mucha crítica social y ganas de alzamiento y revolución, algo que queda muy bonito en una película pero que por desgracia dista mucho de la realidad, que fácil seria que el pueblo se uniera para combatir a un gobierno inepto y corrupto, puede que algún día llegue, quien sabe. El film tiene grandes momentos y grandes frases para enmarcar. Solo por ver la escena final con la obertura de 1812 de Tchaickovsky ya merece la pena. 


Valoración: 5/5


Primer dialogo entre V y Evey:
-Evey: ¿Quién eres tú?
-V: ¿Quién? Quién es solo la forma de la función qué, ¿y qué soy? Un hombre con una máscara.
-Evey: Sí, eso ya lo veo.
-V: Naturalmente. No cuestiono tu capacidad de observación, simplemente señalo lo paradójico que es preguntarle a un hombre enmascarado quién es.