22.12.12

El Señor de los Anillos: Las Dos Torres

La Comunidad del Anillo se ha disuelto. Boromir ha muerto. Gandalf ha desaparecido luchando contra el barlog. Frodo y Sam han seguido su propio camino. Merry y Pippin han sido capturados por las tropas de orcos y huruk-hais de Saruman. Tan solo Aragorn, Legolas y Gimli siguen unidos, pero están solos persiguiendo a los captores de los dos jóvenes hobbits.
Como vemos el film sigue girando en torno a los mismos personajes que protagonizaron La Comunidad del Anillo, pero ahora con hilos argumentales separados. No hay mucho que contar en este aspecto, tan solo mencionar que es en este film en el que más personajes se introducen, Gollum cobra entidad, aparecen personajes como Theoden, Éowyn, Éomer y Faramir, interpretados por actores de la talla de Bernard Hill, Miranda Otto, Karl Urban o David Wenham. Como es normal en esta trilogía, la interpretación es brillante, pero la palma se la lleva Andy Serkis, que para aquellos que no lo sepáis, además de dar vida a Gollum, también se ha puesto en la piel de King Kong o Caesar, el chimpancé de El origen del planeta de los simios, sin contar con el Capitán Haddock, en Las aventuras de Tintín.
El estilo de la película es espectacular, igual que en la anterior y en la posterior entrega, con grandes planos de los magníficos paisajes de la Tierra Media -más conocida como Nueva Zelanda-, además de grandes escenas de acción, sobretodo de grandes batallas, como es el caso de la del Abismo de Helm.
Esta trilogía fue la primera que se rodó integramente seguida, es decir, que en lugar de rodar tres películas se rodó una de muy larga, dando lugar a una continuidad difícil de ver en otras trilogías, a pesar de que usen el mismo método. Los actores no envejecen por el paso de los años de producción, el guión no necesita de grandes cortes argumentales para cuadrar la duración de cada película, y además abarate los costes.
Sin duda alguna Peter Jackson sabía lo que se hacía, supo captar el mensaje de la obra de Tolkien a la perfección y convertirlo en una trilogía brillante que aún hoy sigue sorprendiendo cada vez que la ves. A pesar de no ser la mejor, Las Dos Torres, sin duda alguna, es la más espectacular de las tres entregas, ya que incluye momentos tan alucinantes como la lucha entre Gandalf y el Barlog, la impresionante batalla del Abismo de Helm, o -aunque no parezca muy espectacular- el personaje de Gollum, que por su dificultad técnica debe ser tratado como uno de los aspectos más brillantes de la película.
El título, Las Dos Torres, no se sabe muy bien a que hace referencia, ya que Tolkien nunca dejó claro a que dos torres se refería a Orthanc y Barad-dûr, Minas Tirith y Barad-dûr, o Orthanc y Cirith Ungol. Lo que si sabemos es que en esta película, Jackson se refiere a la primera pareja, por ser las torres de los malvados de la historia, Sauron y Saruman.
Como sucede con la anterior, una vez empiezas a ver la película no puedes parar de verla, y así como acabas La Comunidad del Anillo no puedes evitar seguir con Las Dos Torres, y con su desenlace, El Retorno del Rey.

Valoración: 5/5