8.12.12

El Señor de los Anillos (Ralph Bakshi, 1978)

Paralelamente a la producción de The Hobbit (Jules Bass & Arthur Rankin Jr.), se inició el rodaje y montaje de la que sería el primer acercamiento a la trilogía de libros escritos por J.R.R. Tolkien, The Lord of the Rings. Para esta tarea se optó por la animación, que daba mucha más jugabilidad con la fantasía de los libros que el cine con actores, a pesar de que hacia un año que se había estrenado la primera entrega de Star Wars (George Lucas, 1977).
La producción, con un presupuesto muy bajo, optó por un estilo de animación poco convencional, la rotoscopia, consistente en el rodaje con actores y el posterior dibujo encima de cada fotograma, dando una gran credibilidad a los movimientos de los personajes, pero debido a los pocos recursos con que contaba el equipo técnico, el resultado final fue más bien tosco y de mala calidad, algo que fue duramente criticado por el público y la crítica. En esta ocasión no repetiremos por enésima vez el argumento de El Señor de los Anillos, pero comentaremos que otro de los detalles que fue criticado, y que sigue criticándose hoy, es que en lugar de dividir la historia como tradicionalmente se divide, en tres episodios (La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey), Bakshi optó por dividir la historia en dos, la primera parte -que fue la única que se realizó-, El Señor de los Anillos, y la segunda, prevista bajo el título de El Retorno del Rey, haciendo que los detalles se redujeran al mínimo, y la historia perdiera calidad. Tan solo mencionar que la película termina justo después de la Batalla del Abismo de Helm -bastante patética, al igual que orcos y los Uruk-hai-, dejando el final abierto cara a una segunda película.
Cabe decir que los fans de El Señor de los Anillos -el libro-, disfrutaran de esta cinta, a pesar de su pésima calidad, por la nostalgia y por ser un primer intento, pero para los que descubrieron la obra de Tolkien a través de las excelentes películas de Peter Jackson, mejor que no se acerquen a este film, ya que se les hará eterno, ya que a pesar de durar tan solo dos horas, el ritmo es extremadamente lento.
El film fue tan criticado y menospreciado, que un animador de la talla de Ralph Bakshi, responsable de series de televisión como Spider-Man (1968-1970), perdió mucho de su prestigio labrado con su carrera.
La verdad es que el film empieza bien, pero a medida que avanza la cosa decae sin parar, llegando al nivel de que Frodo se hace pesado, Sam patético, Gandalf te cae mal, Legolas casi ni aparece y Aragorn se parece más a un romano de peplum que a un montaraz de la Tierra Media. En resumidas cuentas, aceptable para los nostálgicos y horrible para el resto de los nostálgicos.

Valoración: 2/5