11.12.12

The Hobbit (Jules Bass & Arthur Rankin Jr., 1977)

La pareja de directores, animadores y productores, Jules Bass y Arthur Rankin Jr., fueron los primeros, ni Ralph Bakshi, ni Peter Jackson, ni ninguno de los directores que se han involucrado en algún proyecto, sino que estos dos fueron los primeros en atreverse a llevar al cine uno de los relatos más maravillosos de la literatura contemporánea, El Hobbit, de J.R.R. Tolkien.
Al igual que la producción de Ralph Bakshi, los realizadores se decantaron por la animación, pero en lugar de atreverse con la rotoscopia con bajo presupuesto, se optó por una animación tradicional, sencilla, pero con unos personajes muy simpáticos, y con una banda sonora que consigue que el film, a pesar de la oscuridad de sus aventuras, se considerado dulce y para todos los públicos. El reparto de doblaje fue encabezado por Orson Bean como Bilbo, y el cineasta John Huston en el papel de Gandalf.
A falta de tan pocos días del estreno de la primera parte de El Hobbit, no hace falta que repasemos al detalle el argumento de esta magnífica aventura, sino que tan solo daremos unas pinceladas para los novatos de El Señor de los Anillos. Bilbo Bolsón vive tranquilamente en Hobbiton, un pueblecito de la Comarca, lo que no se espera es que trece enanos y un mago se presenten en su casa para contratarle como como ladrón, para ir hasta la Montaña Oscura y recuperar el tesoro que el dragón Smaug robó a los antepasados de los enanos.
La verdad es que la película es muy bonita, y a pesar de su limitado presupuesto, la animación está al nivel esperado, no es nada del otro mundo, pero al no ser presuntuosa hace que los fallos que puedan tener no se noten tanto como sucede en el caso de El Señor de los Anillos de Ralph Bakshi. Curiosamente, el film de Bakshi estrenado en 1978, esta película y al segunda parte de esta, The Return of the King (1980), no tienen nada que ver, pero su proximidad temporal, y la correlación de los argumentos hace que se las considere una trilogía, aunque no o sean. A pesar de producirse antes, la mala acogida que tuvo en España El Señor de los Anillos (1978), hizo que ni The Hobbit, ni The Return of the King llegaran hasta nuestros cines.
La verdad resulta es que tras ver la triste versión de Bakshi, que no llega a nada por querer ser mucho y no serlo, cualquier película de animación de El Señor de los Anillos podría ser buena, pero en realidad esta cinta no deja de ser nada del otro mundo, pero por su brevedad, su ritmo y su banda sonora hacen que el film pase agradablemente ante los ojos del público.

Valoración: 3/5