26.1.13

BD. De la viñeta al cine: Los Pitufos (Raja Gosnell, 2011)

Los Pitufos viven tranquilos en su aldea oculta de los ojos a los humanos, hasta que un día Torpe es descubierto por Gargamel, y para salvarse se oculta en su aldea, haciendo que el malvado brujo descubra el mayor secreto de estos pequeños seres azules. Cuando Gargamel irrumpe en el poblado y la huída de los pitufos, un grupo de ellos, liderados de nuevo por Torpe, atraviesan un portal que les lleva a Central Park, en Nueva York. Aunque lejos de su casa, los pitufos se creen a salvo, pero no saben que Gargamel y su gato Azrael también han pasado por el portal siguiendo la pista de Papá Pitufo. Pero en Nueva York no están solos, sino que contarán con la ayuda de Patrick y Grace, una pareja que están esperando un hijo. 
Sesenta años después de la creación de estos simpáticos seres, llegan a la gran pantalla como es debido, con un reparto de lujo, con actores de la fama de Neil Patrick Harris, y con las voces de de Alan Cummings y Katy Perry, entre otros. Detrás de las cámaras se encuentra Raja Gosnell, especialista en películas de bajo calibre como Esta abuela es un peligro, Solo en casa 3 y Scooby-Doo 2: Desatado. A pesar de este pobre currículum, cuando tiene en las manos unos personajes tan carismáticos como los Pitufos, enseguida consigue ser lo suficientemente correcto tras las cámaras para hacernos pasar un buen rato. 
Gran parte de la diversión y el éxito de esta película reside en los personajes digitales y la interactuación de los actores principales con ellos. Así tanto Neil Patrick Harris, como Jayma Mays o Hank Azaria, consiguen hacernos creer que los Pitufos son reales, ya que a pesar de la dificultad de hablar y tocar unos seres tan pequeños -a pesar de que son más grandes que los originales de los cómics-, logran un trabajo muy convincente. 
Esta película, queriendo o no, es un tributo al gran dibujante que fue Peyo, ya que, por ejemplo, el gran y misterioso libro de hechizos de los Pitufos es un edición antigua de los cómics. 
Como hemos ido viendo en las páginas anteriores, las películas inspiradas en los cómics franco-belgas no son obras de arte, pero si que son divertidas y entretenidas. En el caso de Los Pitufos, la película es muy entrañable y te acabas encariñando con estos pequeños seres, y llegas a envidiar a los protagonistas de la película. 
Una de las aquellas películas perfectas para ver en familia, tanto si hay niños pequeños o no, ya que son unos de aquellos personajes de toda la vida que siempre son bienvenidos en casa.

Valoración: 3,5/5