31.1.13

Lincoln, la historia de un símbolo americano

Steven Spielberg nos trae la historia de uno de los mayores personajes de la historia de Estados Unidos, una leyenda, todo un símbolo, Abraham Lincoln. En lugar de intentar relatar todo la vida del personaje, Spielberg y su equipo se ha centrado en uno de los episodios clave de su vida, así como de la historia de EUA, la abolición de la esclavitud.
A pocos meses de que se acabe la Guerra Civil, el presidente Lincoln tiene un objetivo, aprobar la Decimotercer Enmienda a la Constitución, cuyo principal punto era la abolición de la esclavitud. Pero no es tan fácil como parece, ya que debe conseguir la aprobación de la enmienda antes del final de la guerra, porque si se espera tras el conflicto, los senadores sureños, cuando regresen a la Unión, se opondrían abiertamente a la enmienda. La película gira enteramente a este proceso político -iniciado en 1863 con la firma de la Proclamación de Emancipación-, con la guerra como trasfondo, y una profunda inmersión en la personalidad y el carisma del decimosexto presidente de los Estados Unidos.
Si bien el talento de Spielberg tras las cámaras es innegable, en este caso debemos reconocer que gran parte de la calidad de la cinta recae en los actores, sobretodo, en Daniel Day Lewis, cuyo papel principal en la cinta brilla con luz propia. Igual que hiciera Henry Fonda en 1939 en El joven Lincoln, Day Lewis borda su papel, llegando a hacernos creer que frente a nuestros ojos se mueve el auténtico Lincoln. En él vemos los problemas de ser presidente y padre de familia a la vez, la distancia con sus hijos, además serlo en tiempos de guerra, y encima intentando abolir un tema tan controvertido en su época como lo fue la esclavitud. Debemos tener en cuenta que no es el único talento en la cinta, junto a Day Lewis, veremos a unos impresionantes Sally Field en el papel de Mary Todd Lincoln, Joseph Gordon-Levitt -uno de esos actores que esta en racha- como Robert Lincoln, y David Strathairn como William Seward, y es que en un film de estas magnitudes el reparto es totalmente coral, así también vemos un reparto muy extenso encabezado por nombres como Tommy Lee Jones, Hal Holbrook, Tim Blake Nelson o Jared Harris, entre muchos otros.
Otro de los puntos positivos del film, es que el argumento no recurre una vez más al asesinato del presidente ni a la conspiración de su entorno, incluso la imagen del crímen es obviada para no recaer en tópicos.
En un año que parece que la esclavitud es el tema de los Oscars, con Django Desencadenado y Lincoln en la nominaciones, esta película es la versión sincera y realista de los hechos, además el talento de Spielberg consigue realizar un película que no ha tenido un resultado controvertido, al contrario, ha sido un golpe de aire nuevo a una temática tan espinosa como esa.
Sin duda alguna esta película se merece el bombo que se les está dando, ya que además de mostrarnos un episodio muy importante de la historia, lo hace de forma amena y entretenida, haciendo que las casi tres horas de duración no se conviertan en pesadas y tediosas. Un film que perdurará en la memoria del público.

Valoración: 4/5