4.1.13

Recomendación de la semana: La noche de Halloween (John Carpenter, 1978)

El pequeño Michael Myers apuñaló a su hermana con tan solo 6 años en la noche de Halloween. Ahora 15 años más tarde ha huido del psiquiátrico en el que estaba recluido con sed de sangre. Halloween (traducida en España como La noche de Halloween) es una película de horror independiente de bajo presupuesto de 1978 dirigida por John Carpenter y protagonizada por Jamie Lee Curtis y Donald Pleasence. 
Halloween es de esas películas que, por alguna razón, se instalan en el corazón del espectador para no abandonarlo jamás. Y es que en Halloween no hay ni una sola gota de sangre... y sí en cambio una magistral fotografía de Dean Cundey, una más que notable dirección de John Carpenter y una banda sonora, del mismo Carpenter.
¿Alguien cree que hace falta un gran presupuesto para hacer un clásico del terror?... La película fue rodada de manera independiente y a muy bajo costo, 325.000 dólares, y fue un enorme éxito de taquilla. Este éxito provocó el rodaje de 8 secuelas que explotaban el personaje de Michael Myers. Las épocas cambian, pero la esencia de Halloween no ha variado, puesto que aunque el público se decante por sangre, vísceras y un cine de terror donde la acción prevalezca, toparse con un film como este no es fácil.
Tras una presentación escueta pero concisa, asistimos al testimonio dejado por uno de los grandes del cine de terror, donde la figura del psycho-killer es un aliciente añadido. Tenemos que tener presente que hablamos de un clásico de los 70s. Si sois fans de las películas de terror, tenemos que alabar diferentes cosas de éste clásico como, la música es genial en especial las soundtrack de cada escena, la escena de la persecución quedó para la historia del cine, y sobre todo hay que destacar el bajo presupuesto del film.
Como dato curioso sobre este film la famosa mascara de myers no es otra cosa que una máscara comprada en el comercio del Capitán Kirk, de Star Trek. Pintado de blanco y con una peluca. Se probaron tres máscaras, otra era la del Señor Spock.
No hace falta más ejemplo que un gran clásico para demostrar que calidad no se gana con cantidad de dinero, y es por eso que películas como estas, son y serán valoradas a lo largo de los años. Si te has convertido en amante del cine de terror, no se puede dejar en la estantería. Enchufa la televisión y disfruta. 

Valoración: 5/5