5.2.13

Hitchcock, la psicosis de un genio

Como viene siendo ya costumbre, llega a nuestras pantallas una nueva película de "cine dentro del cine", un género bastante prolífico en unos tiempos, como los que corren, en la que las ideas brillan por su ausencia.
En esta ocasión se nos cuenta la historia del rodaje de Psicosis, por lo tanto el protagonista de esta serie no es otro que uno de los grandes maestros del cine, Alfred Hitchcock. Tras el éxito de Con la muerte en los talones -aún hoy me pregunto por que North by Northwest fue traducido así-, Hitchcock se encuentra sin inspiración, hasta que se cruza en su camino el relato, basado en una historia real, de Psicosis, con el que se obsesionará hasta el extremo, complicando el rodaje, la relación con su mujer y su vida.
A pesar del argumento, podríamos llegar a catalogarla como comedia negra, ya que excepto ciertos episodios de un marcado carácter dramático, como las discusiones con su mujer o la actitud con sus actrices, el resto de la cinta tiene impregnada un tenue olor a humor negro, propio de Hitchcock, que puede resultar gracioso y a la vez perturbador.
El reparto estelar justifica su talento, un Anthony Hopkins perfecto -con un maquillaje que logra acercarle al propio Hitchcock-, junto a una Helen Mirre en el papel de Alma Reville son la cabeza de esta película, y a su alrededor pululan actores de la talla de Scarlett Johansson, Jessica Biel, Toni Collette, Michael Stuhlbarg, James D'Arcy o Dany Huston, interpretando a personajes tan emblemáticos como Janet Leigh, Vera Miles o Anthony Perkins, entre muchos otros.
Sacha Gervasi ha logrado contar la historia de Hitchcock como el propio Hitchcock la contaría, con planos y caras que no les hacen falta guiones, una mera expresión de un actor te cuenta todo lo que necesitas saber.
Un film brillante, no perfecto, pero muy impresionante que gustará a todos, a los seguidores del cine de suspense, a los amantes de la comedia negra, y a los aficionados a las biografías históricas. A pesar de todo ello, es lamentable que a pesar de que existen millones de personas con ideas brillantes para crear nuevas historias y nuevos universos, las productoras recurran a historias a las que no le hace falta ni hacerles un guión, ya que los protagonistas la interpretaron de verdad.

Valoración: 4/5